Nacional

El petróleo en su laberinto

*Alcalde Marenco afirma que se podría traer por Honduras o Costa Rica, aunque aumentará el costo *Temor gubernamental de que petróleo venezolano sea utilizado como una herramienta política a favor del FSLN *Importación directa ahorraría 700 millones de dólares y ayudaría a resolver un montón de problemas, afirma edil

Esteban Solís

El alcalde de Managua, Dionisio Marenco, anunció ayer que ante la negativa del presidente Enrique Bolaños de autorizar la importación directa del petróleo venezolano a precios concesionales hay posibilidades de que los derivados del crudo ingresen vía terrestre por las fronteras de Honduras o Costa Rica.
Marenco dijo a EL NUEVO DIARIO que hay negociaciones con empresas hondureñas y costarricenses para que almacenen el combustible y posteriormente lo ingresen a Nicaragua, aunque los costos van a aumentar.
“Recordemos que estamos hablando de 10 millones de barriles de petróleo, esa es la demanda anual de Nicaragua, y si lo traemos directamente de Venezuela el país se ahorrará 700 millones de dólares”, dijo el edil capitalino, quien cree que todavía no se han cerrado las puertas para llegar a un acuerdo con el gobierno de Bolaños.
Marenco dijo que uno de los principales argumentos del mandatario nicaragüense, posiblemente porque está mal asesorado, es que el petróleo venezolano sea utilizado como una herramienta política a favor del FSLN, sin embargo, más allá de esa consideración, es una necesidad nacional tener ese producto en Nicaragua.
El alcalde participó en un conversatorio patrocinado por el Movimiento por Un Voto de Confianza, y que tuvo como invitado al candidato a la Vicepresidencia por la alianza que encabeza el FSLN, Jaime Morales Carazo, en donde uno de los temas que más gravitó en el ambiente fue precisamente el de la energía.
En ese contexto el alcalde Marenco dijo que el único que puede ofrecer garantías de que Nicaragua tendrá petróleo a precios concesionales es el FSLN, y que esos fondos van a ser invertidos en el país.
A pesar de todo, el ingeniero Marenco admitió que ha habido conversaciones con representantes del gobierno, pero se está en una etapa preliminar. “Yo no tengo ahora una factura porque no hemos comprado ni un barril, si ellos quieren papeles, yo les mando una carta a cada uno de ellos”, matizó el alcalde.
No obstante, mientras las pláticas con el gobierno no avanzan, el presidente de la Asociación de Alcaldes de Nicaragua (Amunic) dijo que con los países centroamericanos ya aludidos se están discutiendo precios, costos y capacidad de almacenamiento del petróleo.
El alcalde dijo que con el gobierno hay una especie de círculo vicioso, porque mientras por un lado el petróleo no entra a Nicaragua porque ellos no lo autorizan, por otro lado no lo autorizan porque las alcaldías no presentan documentos, entonces “mañana mismo les voy a dar una carta a todos, si eso es lo que quieren, papeles, yo les mando papeles”.
“Son diez millones de barriles de petróleo, tengo toda la disponibilidad del consumo del año, estamos hablando de 700 millones de dólares que no son cinco pesos, estamos hablando de que se pueden resolver un montón de problemas en Nicaragua, yo no me explico por qué no lo hacen”, se lamentó.
Dijo que la cuestión se resuelve si el presidente Bolaños le da una orden a Petronic para que alquile los depósitos para almacenar el combustible, porque nadie le está diciendo al gobierno que facilite gratuitamente los tanques.
Marenco retó al gobierno a que asuma el compromiso, porque si no cree que en verdad está esperando ese petróleo que de el permiso, es fácil, “y si no cumplimos, entonces queda demostrado que estábamos mintiendo”.