Nacional

Ex abogada de PGR rechaza acusaciones y exige pruebas


Mauricio Miranda

Morena Avilés Serrano, Notario Número Uno del Estado y quien fue separada de su cargo en la Procuraduría General de la República (PGR) tras haber sido señalada de vender propiedades del Estado, aseguró que la denuncia en su contra fue por revanchismo, y exigió pruebas que demuestren su culpabilidad.
Avilés fue separada de su cargo por orden del procurador Alberto Novoa, y no tiene autorización de ingresar a su oficina hasta que se resuelva su situación en base a investigaciones iniciadas sobre el caso.
Según la notaria, la denuncia que interpuso Reyna de Fátima Rayo Bonilla en la Oficina de Denuncia Ciudadana de la PGR se debió a que se opuso a utilizar su investidura de Notario Número Uno del Estado para efectuar ilícitos que la misma Rayo Bonilla le propuso. Avilés añadió que la denunciante además es su prima hermana.
“Yo siempre la he sacado de la Procuraduría, la he querido tener fuera de mi trabajo porque yo he tenido muchos problemas con ella. Ella ya me había propuesto a hacer varios ilícitos, y en si en su momento tengo que brindar detalles, lo hago”, expresó la notaria, quien aseguró que la última propuesta estaba relacionada con la Alcaldía de Managua.
“Es más, una vez que ella me llegó a buscar y no me la anunciaron a través de mi secretaria, yo le hice un llamado de atención a la recepcionista, y le dije que si esa persona me llegaba a buscar que la detuviera en recepción y que primero me la anunciara. Entonces, parece que todas estas a cosas a ella le molestaron”, dijo la notaria.
En la denuncia, Reyna de Fátima Rayo señala que la notaria Morena Avilés ofreció en venta una propiedad del Estado a la señora Elba Aráuz Solano. “Dicha propiedad está ubicada contiguo a donde fue el Hotel Nicaragua... en la cual existe una construcción hecha por el Ejército consistente en una bodega grande”, reza parte del escrito.
Elba Aráuz habría pagado 500 dólares a Avilés para que realizara el traspaso, y otros 300 dólares “para que la licenciada Morena se encargara de realizar todos los trámites para la venta de esa propiedad”, especifica más adelante el documento en poder de EL NUEVO DIARIO.
La propiedades “El Eslabón”, “La Purísima”, “San Antonio” y “La Consuelo”, y que supuestamente pertenecían al Estado, habían sido vendidas anteriormente por la Notario Número Uno del Estado, según la denunciante.
Morena Avilés sostuvo que no iba a renunciar a su cargo porque “es como que yo esté aceptando todas las acusaciones que se me hacen, y yo soy inocente”, sostuvo.
“¿Por qué a estas alturas no han llamado a Reyna de Fátima Rayo para que diga cómo obtuvo esa información? ¿Cuáles son las pruebas que ellos tienen?”, aseveró la notaria, quien negó que tenga acceso a un banco o inventarios de bienes del Estado.
Morena Avilés Serrano interpuso una denuncia en la Fiscalía en contra de Rayo por falsificación de documento privado y uso indebido de su nombre. En el escrito dio el nombre de cuatro personas que se comprometieron a servir de testigos a su favor.
Por su parte, el procurador Alberto Novoa dijo que las investigaciones están en manos de la Fiscalía y de la Policía Nacional. Novoa señaló que se encontraron indicios y “datos evidentes”, como un cheque por 8 mil dólares y “otros recibos que están allí”, dijo.
El Procurador, sin embargo, no pudo confirmar que la Notario Número Uno del Estado haya tenidos acceso a un banco de datos. “Eso yo no le puedo asegurar, si tuvo acceso a un banco de datos o no”, expresó.
Novoa afirmó que ella tiene el derecho de mostrar las evidencias para defenderse de los señalamientos en su contra.
El pasado miércoles, miembros de la Dirección de Auxilio Judicial allanaron y catearon la morada de los padres de la Notario Número Uno del Estado en búsqueda de evidencias del supuesto ilícito.