Nacional

Así quebraron al Interbank

* Desde el lunes y en cinco entregas, toda la sordidez del gigantesco robo, su increíble entorno, sus personajes y el costo oprobioso que estamos pagando todos los nicaragüenses

La quiebra del Interbank marcó un hito en la historia económica y financiera de Nicaragua. Significó un golpe despiadado a la economía nacional, por las pérdidas en muchos casos irreparables que ocasionó a productores del país.
Además, provocó una carga descomunal al pueblo nicaragüense por un mal cálculo de las autoridades del Banco Central, que en la crisis aceptó respaldar la ruina con Certificados Negociables de Inversión (Cenis). También reveló la maquinaria más sofisticada e ingeniosa que ejecutó la estafa más grande en la historia de Nicaragua.
Un timo sin antecedentes y de una envergadura todavía incalculable, con una serie de modus operandis dignos de la más organizada mafia: propiedades valiosas con bellos parajes y ríos cristalinos que nacían en escritorios; sobregiros desenfrenados hacia cuentas de personas “fantasmas” y de empresas de papel; y embarques de café a lugares desconocidos…
Pero el atraco no sólo se limitó a la majestuosidad del robo. También hubo detalles inverosímiles: un tractorista presidente de una poderosa empresa; campesinos que debían millones al banco sin siquiera haber salido de sus comarcas; las tardes apacibles del cardenal Miguel Obando y Bravo en una de las fincas de los hermanos Centeno Roque; y un arcángel bendecido por el Papa embargado para cubrir una ínfima parte del saqueo…
EL NUEVO DIARIO publicará a partir del próximo lunes la primera de una serie de reportajes especiales sobre la caída de la llamada “Pirámide del Ahorro”. ¿Quiénes fueron los culpables? ¿Qué castigo recibieron? ¿Cuáles instituciones del Estado fueron cómplices? ¿Qué papel jugaron los hermanos Centeno Roque? Lea a partir del lunes: Así quebraron al Interbank.