Nacional

Se saca la sangre en despacho ministerial

* Logra que vice del Minsa lo reciba

Melvin Martínez

La sangre corrió ayer en el despacho de la ministra de Salud, Margarita Gurdián. Pero no se trató de un hecho como el que a diario nos recetan la mayoría de noticieros de televisión. Se trata de Martín Portillo, sindicalista del Ministerio de Salud (Minsa), quien decidió protestar de una forma particular ante las autoridades de la institución.
Con el apoyo de una enfermera y con una botella de Coca- Cola en la mano, el sindicalista se desangró los dos brazos, exigiendo un encuentro con la ministra de Salud para exponerle las supuestas anomalías que se cometen en la institución.
Además de desangrarse, el sindicalista inició una huelga de hambre. Portillo, quien es Secretario General de la Confederación de Trabajadores de la Salud, Contranicsa, en protesta y para lograr una respuesta a sus demandas, se sacó medio litro de sangre, desde las ocho de la mañana hasta las dos y treinta de la tarde, cuando al final, el vicetitular del Minsa, Israel Kontorovsky, lo llamó a negociar y desistió de seguir con la medida extrema.
“Somos un sindicato democrático, pero insisto en que la ministra Gurdián entiende de protestas violentas, como lo hace Fetsalud, solamente así pudo llamar a negociar a nuestro sindicato, después de un mes de estar solicitando esa reunión”, dijo.
“Hemos pedido al Departamento de Auditoría Interna del Ministerio que haga una auditoría a cada uno de los 33 hospitales del país”, indicó Kontorovsky. El funcionario de gobierno se comprometió a incluir a Contranicsa en la comisión de viviendas que es una de las peticiones del huelguista.