Nacional

"Litigio marítimo con Honduras favorecerá a Nicaragua"

En diciembre de 1999 Nicaragua denunció a Honduras por una disputa marítima que enfrenta a ambos estados por la parte del mar Caribe que le corresponde a cada uno.

El canciller Norman Caldera manifestó hoy su "total confianza" en que la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, fallará a favor de “nuestro país en el litigio marítimo con Honduras”.
"Tengo la total confianza de que vamos a tener un fallo favorable a Nicaragua", declaró en rueda de prensa el diplomático nicaragüense.
El funcionario anunció que el país presentará un resumen de los argumentos que se han presentado sobre el caso en el máximo órgano judicial de las Naciones Unidas.
Agregó que mostrarán "que la delimitación terrestre que hizo el laudo del Rey no se aplicaba a la delimitación marítima y que esa la tiene que hacer ahora la Corte".
"Esperamos que se haga una delimitación marítima que siga más o menos la línea de la delimitación terrestre, que es un ángulo que sale hacia el norte y se termine ya, de una vez por todas, la delimitación entre los países", señaló.
La CIJ anuncio el miércoles que el 5 de marzo de 2007 abrirá las audiencias orales públicas en el litigio que enfrenta a Honduras y Nicaragua por la delimitación del mar Caribe.
En diciembre de 1999, recordó Caldera, que el país denunció a Honduras por una disputa marítima que enfrenta a ambos estados por la parte del mar Caribe que le corresponde a cada uno.
Se decidió llevar el contencioso a la CIJ, luego de que Honduras y Colombia ratificaron un acuerdo marítimo en el Caribe, que Managua lo considera lesivo a su soberanía.
Lo que Caldera alega es que sus límites en el Caribe se marcan en el paralelo 17, en tanto Honduras defiende que los suyos comienzan en el paralelo 15.
Según indicó la CIJ en un comunicado, el país mantiene que "la delimitación marítima del Caribe en la costa hondureña nunca ha sido determinada".
Honduras, por su parte, establece que existe una línea fronteriza de hecho, que transcurre a partir de un punto fijado en la desembocadura del río Coco, y que fue fijada tras un arbitraje realizado por España en 1906, que a su vez fue considerado "legal vinculante" por la Corte en 1960.
Pero, según Caldera, la postura hondureña ha provocado "repetidas confrontaciones" entre ambas naciones, y las negociaciones diplomáticas bilaterales para resolver este asunto han fracasado.
El canciller Caldera reiteró que aceptará el fallo que dicte la CIJ y agregó que sea cual sea no afectará "las excelentes relaciones que tenemos con Honduras".