Nacional

Policías hacen ridículo y violan derechos humanos

* Los perros se equivocaron, y querían hallar drogas a como diera lugar * Para no dar su brazo a torcer, comisionada inventa delitos ambientales

Ernesto García

El ridículo hicieron las autoridades policiales de Villa El Carmen al retener y obligar al chofer de un trailer a ayudar a descargar alrededor de 300 sacos de carbón porque supuestamente buscaban droga.
La Policía además expuso al conductor Carlos Escobar y al comerciante argentino Rodolfo Adrián Álvarez a momentos de mucha tensión al ser puestos ante la opinión pública como presuntos narcotraficantes.
Lo anterior es porque supuestamente un perro de la técnica canina del Ejército había descubierto la presencia de estupefacientes en el carbón propiedad de la señora Elba Luz Zamora, quien vendería el producto al argentino nacionalizado en Estados Unidos.
Periodistas y pobladores de Villa El Carmen observaron cómo la jefa de la Policía de San Rafael del Sur, comisionada María Cecilia Téller, obligó al chofer del furgón a descargar el camión, pese a que estaba en calidad de investigado.
El abuso policial fue permitido por el fiscal auxiliar Guillermo Alemán, quien pese a tener la obligación de salvaguardar las debidas garantías del proceso, no hizo nada por evitar el exceso policial.
La Policía también puso a tres jóvenes a descargar los sacos de carbón, a quienes dotó de una mascarilla para que no siguieran inhalando monóxido de carbono. Casi una hora después de iniciada la labor, los forzados “estibadores” parecían chinegros de la procesión de Santo Domingo, sin saber quién les pagaría, según reconoció la comisionada Téller.
Al ver que no encontraron droga en el cargamento de carbón, la comisionada Téller dijo que los involucrados en la comercialización del producto derivado de la leña serían puestos a la orden del Ministerio Público por la presunta autoría de delitos ambientales.
El carbón que tenía como destino Puerto Morazán, fue comprado en la comunidad de Samaria, jurisdicción de Villa Carmen, lugar donde sus pobladores tienen como principal medio de subsistencia la venta de leña y carbón.