Nacional

Pistas narcos a granel

*** En dos casos de aeronaves abandonadas ha salido “bailando” nombre de un finquero quien asegura que sólo arrendaba finca a chapines *** Hasta ayer autoridades habían desenterrado muchas piezas, entre ellas cuatro motores y placas que evidencian su fabricación *** Informan de extraña movilización de hombres vestidos de militar por la zona, y Policía inició persecución

(Corresponsales Estelí y Matagalpa)
El dueño de la finca donde fueron encontrados los restos de la avioneta involucrada en el tráfico de drogas, en el municipio de La Trinidad, Estelí, fue mencionado cuando se encontraron los restos de otra avioneta en el sector de Samaria, en Managua.
El dueño de la propiedad, Rafael Briones Lazo, asegura que la finca la tenía en trato con unos guatemaltecos, cuyo representante es una dama --de quien se desconoce el nombre--, y como no le terminó de pagar el dinero que le darían por la finca, decidió deshacer el trato. Briones Lazo fue interrogado por la Policía, pero no se encuentra detenido, ya que hasta ahora no hay evidencias que lo involucren directamente con el caso, aunque hay presunciones de que puede saber algo.
Asesinaron a guatemalteco
Una fuente de la Fiscalía de Matagalpa reveló que uno de los guatemaltecos que intentaron comprar la finca fue asesinado en circunstancias hasta el momento desconocidas, lo que pudo ser una pasada de cuentas entre los mismos narcos.
El señor Hilario Tinoco, quien dijo que laboró durante varios años como administrador de la finca, aseveró que no se dio cuenta de ningún movimiento de aeronaves.
Las autoridades coinciden en la relación de esta narcoavioneta con la que fue enterrada en Samaria y confirman que en ese caso salió a relucir el nombre de Rafael Briones Lazo. También trascendió que ambos hechos están relacionados con Freddy Arango Cruz y Luis Manuel Lozano o Samuel Gutiérrez Lazo (que es la misma persona), cuyo alias es Sammy.
La avioneta fue encontrada en la finca San Rafael, en el municipio La Trinidad, de Estelí, destruida, quemada y luego enterrada en piezas. Al parecer, los narcotraficantes decidieron trasladar la aeronave hasta la vieja pista ubicada en los Llanos de Kokula, en el municipio de La Trinidad, donde se cree que descargaron la droga y posteriormente destruyeron, quemaron y enterraron la aeronave.
Desentierran piezas
Hasta la tarde de ayer fuerzas de la Policía Nacional, en conjunto con efectivos del Ejército, habían extraído cuatro motores en los restos de la avioneta.
Los agentes policiales y del Ejército también extrajeron partes de la avioneta que no fueron devoradas por el fuego, como la mitad de una llanta, protectores de focos y placas que evidencian que la aeronave era de fabricación norteamericana. En una placa se pudo leer Phonix Arizona; en otras partes, Bonestown, Aero Port; y en otra, Service Aest Loast Tropelli.
De acuerdo con especialistas consultados, la aeronave no tiene un año de haber sido incinerada y enterrada.
En las tareas de excavación, realizadas ayer, se encontraron dos motores más, tipo Commander Part No. 610495-1, Part No. 895720-1, serial No. P-0603, récord No. 22-26-83 (último No. sobremarcado), modelo No. TPE 331-5-251K de fabricación USA. Además, la parte de la cabina con su asiento, tren de aterrizaje y sus órganos de mando quemados.
Según especialistas de la Fuerza Aérea, el color de la aeronave era crema o beige, con franjas azules y blancas. Hasta ahora las autoridades desconocen el número de matrícula o placa y buscan más evidencias.
Al excavar encontraron, además, un primer motor, serie 26- P40056, marca Aero comander, modelo TPE 3315251K, par 89572003 y un segundo motor serie 26 Aeropar No 610495503, serie No. P40054, modelo TPE3315251K, así como una batería para aeronave color rojo, marca Gill, modelo G-6381E, serie G-02025864, ocupada al ciudadano Santos de la Cruz Salinas, quien manifestó que tiene tres meses de tenerla.
La zona donde fue encontrada la avioneta se encuentra fuertemente custodiada por efectivos del Ejército y la Policía. Se espera que para hoy continúen las excavaciones.
Todo planificado
Al parecer, los ocupantes de la avioneta tenían todo planificado, porque después de enterrar los restos de la aeronave hicieron una laguna artificial con la fachada de recoger agua de lluvia para el ganado, pero más bien fue para terminar de cubrir los restos del bimotor utilizado para el traslado de la droga.
Una fuente de la Policía aseguró que por la zona se movilizaba un grupo de hombres armados y vestidos de militar, quienes ya habían sido vistos por varios campesinos de la zona, por lo que un grupo de agentes se movilizó para darles persecución.