Nacional

Muros seguirán matando

*** Cincuenta por ciento de quienes erigen edificaciones incumplen normas adecuadas *** No ponen viga sísmica y hasta ahorran columnas, amén de no utilizar materiales adecuados *** Alcaldía de Managua se declara sin capacidad para fiscalizar todas las obras, debido a la falta de personal

La escasa supervisión, la falta de seguimiento de las autoridades, el intento de ahorro de la población y el no cumplimiento de las normas de construcción, son algunas de las causas por las que una gran cantidad de construcciones en Managua colapsan, poniendo en riesgo la vida de la población.
Clemente Balmaceda, Director de Normas de Construcción y Desarrollo Urbano del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), estima que un cincuenta por ciento de las construcciones en Managua no cumplen con el reglamento de la construcción. Este porcentaje, según Balmaceda, pertenece al sector de la construcción informal.
“La gente por economía comete varios errores: por ejemplo, no ponen viga sísmica, y en vez de colocar cuatro columnas de hierro ponen dos, pero es una economía mal entendida porque utilizar materiales adecuados no significa encarecer el valor de la obra, sino garantizar que esté bien hecha”, señaló.
Balmaceda, además, explicó que la gente tampoco tiene en cuenta el tipo de suelo en donde va a construir y la calidad del material que va a utilizar, y en algunos casos utilizan tuberías de agua potable inadecuadas, que socavan los muros.
“La gente no recurre a las instancias correspondientes, la mayoría de las alcaldías no tienen los suficientes inspectores para detectar si se está construyendo sin permiso y a la vez supervisar la obra. Por ejemplo, la alcaldía le autoriza 100 metros cuadrados, pero construyen 300, es decir, que se tiran todas las normas”, aseguró.
Balmaceda mencionó que el Código Civil y la Ley 307, Ley creadora del Sistema Nacional para la Atención, Mitigación y Prevención de Desastres (Sinapred) establecen sanciones administrativas, civiles y penales contra las personas que causan riesgos.
“En la nueva Ley de Urbanismo se establecen sanciones para que las alcaldías puedan actuar, porque muchas veces si quieren demoler un muro que está obstruyendo el derecho de vía o está mal construido, más bien el dueño les dice que los va a demandar”, sostuvo Balmaceda.
Por su parte, Laura Gutiérrez Granja, de la Secretaría Ejecutiva del Sinapred, coincidió con Balmaceda, indicando que falta supervisión y seguimiento en las construcciones.
“La alcaldía debería promover una supervisión permanente, porque vos te vas a los barrios y nadie se da cuenta que están construyendo. Tenemos muchas leyes, pero tenemos que aplicarlas a través de las instancias competentes, en este caso, las alcaldías, ya que según la Ley 40 están autorizadas para eso”, dijo.
Otro problema, según Gutiérrez, es la escasa conciencia de los ciudadanos respecto de este tema. “La Alcaldía debería promover el uso de la cartilla de las normas mínimas de la construcción, que de manera muy sencilla te dice cómo construir seguro, porque al final el que paga los platos rotos es el dueño de la construcción, que puede perder su inversión”, dijo.
Alcalde no se hace responsable
“La Alcaldía de Managua no es responsable de los accidentes que ocurren en la propiedad privada, respondió el alcalde Dionisio Marenco, a la responsabilidad que le imputan a su administración por el accidente ocurrido en un barrio marginal, y que dejó como resultado dos personas muertas.
“Nosotros no podemos echarnos la responsabilidad por cada muro que se cae en la ciudad, ese muro es propiedad privada y es responsabilidad de ellos”, dijo Marenco.
Agregó que ante la falta de recursos para contratar supervisores, se limitan a inspeccionar las grandes construcciones de empresas e instituciones.
“Tenemos muy poca capacidad de supervisión porque requeriríamos de un ejército y no tenemos recursos para pagarles, más bien apelo a la calidad de los contratistas y de los ingenieros para que ellos miren y no les hagan daño a los ciudadanos”, afirmó Marenco.
El edil hizo un llamado a las personas que construyen artesanalmente para que respeten las normas de construcción.
“Que pongan las vigas sísmicas y de amarre, que respeten la calidad de los materiales, comprendo que es más barato poner las piedras una sobre otra, pero cuando viene la lluvia, lamentablemente se les van a caer”, indicó.
“Lo que hicimos fue darles las cajas para que los fueran a enterrar, porque sabemos que son familias humildes”, señaló.