Nacional

Xenofobia tica y retardación de justicia

* Argumentos de nuestra Cancillería serán expuestos en audiencia especial * Casos de Natividad Canda, destrozado por perros, y asesinato de otro nica por simple nacionalidad, servirán de base para exponer cómo la justicia contra los victimarios no acaba de llegar

Valeria Imhof

El Gobierno de Nicaragua presentará este martes ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sus argumentos sobre la denuncia contra el Estado de Costa Rica ante la ola de xenofobia, discriminación y violación a los derechos humanos de los nicaragüenses que viven en ese país del sur.
Los alegatos serán presentados en una audiencia especial que se realizará en la ciudad de Guatemala. Nicaragua denunció el 6 de febrero pasado a Costa Rica ante la CIDH por no garantizar a los nicaragüenses la protección de los derechos humanos, lo que quedó evidenciado con la muerte de Natividad Canda Mairena, destrozado por dos rotwailler en noviembre pasado en La Lima de Cartago, y el linchamiento de José Ariel Urbina Silva un mes después en el cantón de Alajuela, donde además resultaron heridos de gravedad cinco nicaragüenses más.
El canciller dijo que el clima de xenofobia desatado a raíz de estos crímenes pone en peligro la vida de los nicaragüenses en ese país, y que con esta denuncia se pretende que el Gobierno de Costa Rica tome acciones al respecto.
Caldera señaló que el caso que se está presentando ante la CIDH también se basa en la percepción de impunidad. Sin embargo, dijo que las leyes penales de Costa Rica permiten períodos demasiado largos, lo que da la impresión de que no se está haciendo justicia.
“Por eso vamos a solicitar ante la CIDH que demande a Costa Rica reformas a la ley para que los plazos sean lo suficientemente rápidos para que se pueda castigar a los culpables”, señaló el canciller.
La muerte de Natividad Canda conmocionó a Nicaragua, cuando a través de las pantallas de televisión se pudo observar cómo el joven nicaragüense era devorado por dos perros rotwailler ante la vista y paciencia de las autoridades ticas. Sin embargo, lejos de condenar este hecho, una gran cantidad de costarricenses lo aplaudió, expresando incluso que al perro asesino había que darle el título de “héroe nacional”.