Nacional

Cae muro y mata a dos

* Construcción, falta de todas las medidas correspondientes, cedió por humedad de la tierra y socavamiento debido a las lluvias * Hermana de una de las víctimas relata segundos de horror como un gran trueno y luego la mole de cemento sobre dos cuerpos * Otra pared queda en el aire, representando un latente peligro para quienes transiten por el lugar

Yahoska Dávila

Las lluvias y las malas construcciones cobraron este domingo dos vidas en la Ciudadela Nicaragua, contiguo a Villa Flor Sur. Maritza Barberena Fuentes, de 39 años, y Joaquín Vanegas, de 34, fallecieron cuando una pared de unos dos metros y medio de altura cayó sobre ellos.
Cuatro personas caminaban cerca del fatídico muro, cuando caía un fuerte aguacero, “uno siempre busca las paredes para cubrirse un poco de la lluvia, y eso era lo que venía haciendo mi hermana, caminaba lento, mientras yo me adelantaba con la niña que traía de la mano”, dijo Carmen Guadalupe Fuentes Barberena, hermana menor de la fallecida.
Las familias de los muertos viven cerca del lugar de la tragedia. Los vecinos señalan que la construcción de la casa afectada era mala, y que quizá el muro no se habría caído si la Alcaldía no hubiese realizado trabajos de excavación para la construcción de cunetas en el barrio. Sin embargo, los rescatistas del Cuerpo de Bomberos dijeron que la construcción no presenta las medidas de seguridad, como la de poseer la viga asísmica, viga media y viga corona.
Pared en el aire
Tanto los rescatistas del Cuerpo de Bomberos como los de la Cruz Roja dejaron claro que debido a la lluvia se había socavado la construcción, provocando que gran cantidad de la base de la pared quedara en el aire.
“Cuando escuchamos sólo fue el ¡boom!”, comentaban los vecinos, mientras los familiares de los fallecidos llegaban al lugar. Carmen Fuentes asegura que la pared cayó de repente, “escuché como un trueno detrás de mí, y cuando miré a mi hermana, se encontraba sepultada por la pared”.
Acababa de adelantarme, porque la calle estaba demasiado lodosa y la niña --de cinco años-- se me podía caer, decidí halarla y apurarme para evitar resbalarnos”, narró.
Sepultados y reventados quedaron los cuerpos de las dos personas. Barberena deja cuatro niños en orfandad y Vanegas a cinco.
Mientras la Policía Nacional y los socorristas trataban de sacar los cuerpos, los familiares de los fallecidos se opusieron a que los cuerpos fueran trasladados y examinados por Medicina Legal. En el caso de Vanegas, su esposa y sobrinos se llevaron el cuerpo a su casa de habitación, a unas seis cuadras del trágico lugar.
También Carmen Guadalupe solicitó a la Policía Nacional que le entregaran el cuerpo de su hermana sin que lo examinara Medicina Legal, lo cual no le permitieron, y el cadáver fue trasladado para la autopsia.
En el recate de los cuerpos, la Cruz Roja tuvo que utilizar separadores, bolsas de aire y otras herramientas para poder levantar la pared, informó Carlos Obando, brigadista de las institución.
En un inicio se hablaba de una tercera persona afectada, rumor que luego se comprobó como falso.
Construcción en riesgo
Aunque con exactitud no se ha determinado el real estado del muro caído, a simple vista se determina que no cumplía con los requisitos mínimos de construcción.
Una de las paredes cayó y otra quedó en falso, esta última pone en riesgo varias viviendas vecinas y un poste de línea telefónica. “Estamos recomendando que las personas no pasen por el lugar porque representa un grave peligro”, indicó Obando.