Nacional

No hay fármaco contra “bienteveo”


Marianela Flores

LEÓN -Desde hace siete meses no está entrando al país un medicamento producido en Cuba, lo que ha afectado a decenas de personas que padecen de vitiligo o “bienteveo”.
El fármaco --Melagenina Plus-- ayuda hasta en un 95 por ciento a superar la despigmentación de la piel, y es el único medicamento que ha dado óptimos resultados.
“Desconocemos las causas por las cuales no hay, pero nuestra enfermedad avanza si no nos seguimos aplicando la loción”, manifestó uno de los afectados, que forma parte de un programa asistido por el organismo alemán Clínica Móvil.
En dicho programa hay doce personas de zonas rurales de León que reciben el medicamento por una suma simbólica. Cada paciente requiere dos frascos al mes, cuyo valor es de 70 dólares.
Según el coordinador de la clínica, Jurgen Steidinger, la intención era ampliar el programa de vitiligo dada la gran demanda existente y las pocas alternativas de curación que brinda el sistema de Salud en Nicaragua, “pero estamos desabastecidos y a como podemos conseguimos el medicamento, aunque más caro”.
A veces personas que viajan a la Isla traen la medicina y logran venderla a un precio más alto.
El único abastecedor de Melagenina Plus en el país es la empresa “Núñez Jiménez”, ubicada en Managua. De acuerdo al propietario, señor Sergio Núñez, han solicitado al Ministerio de Salud, en la Dirección de Acreditación de Medicamentos, la aprobación de la importación del producto mientras consigue un documento que les falta de Cuba para completar los trámites del registro.
“Sin embargo no nos autorizan, pese a ser un producto de más de 20 años de importarse, de uso tópico y reconocido. Nos da pesar la cantidad de gente que viene y llama de todas partes del país pidiendo el fármaco”, indicó.
En tanto, la oficina de Comunicación del Minsa informó que el registro del medicamento se venció el 11 de octubre de 2005, y que de acuerdo con la Ley de Farmacia, todo producto que no cuente con registro sanitario no puede entrar al país, por lo tanto tienen que volver a hacer el trámite.
Además, aseguran que el propietario de “Núñez Jiménez” no ha llegado a realizar ninguna gestión, lo cual fue negado por el importador, quien también hace esfuerzos en el país isleño para que le envíen un poder que lo acredita como importador de la loción, y completar el dossier a entregar al Minsa.
“Es un documento legal que también he solicitado a la Embajada de Cuba para que lo agilicen, pero perfectamente el Minsa puede extender el permiso de importar, porque no son problemas asociados a la medicina que está validada”, dijo Sergio Núñez.
Uno de los pacientes leoneses consideró que “no hay voluntad” de las autoridades de Salud por resolver la situación, tomando en cuenta que ni siquiera hay registro de esta enfermedad, que aunque no mata físicamente genera traumas sicológicos y sociales importantes en quienes la padecen, debido a las manchas blancas que aparecen en todo el cuerpo.
“Cuba tampoco agiliza los trámites, y aquí el Minsa ni da el permiso ni hace gestiones con ese país para que envíen el documento que falta, los más perjudicados siempre somos los nicaragüenses, y en este caso los más pobres y enfermos, que aunque encontramos ayuda de un organismo, estamos de brazos cruzados”, señaló.
Una persona afectada en un cincuenta por ciento puede curarse en cinco años, mientras si la captación es al comienzo, el período del tratamiento es menor. El Silais y el Hospital de León no tienen estadísticas sobre la enfermedad, pero dermatólogos aseguran que hay gran cantidad de pacientes con “bienteveo”.