Nacional

Asesino de periodista en cínicas respuestas


“¿Cómo me voy a arrepentir de haber salvado mi vida?”, respondió fríamente Santos Roberto Osegueda Palacios, cuando le preguntamos si después de todo este tiempo no se ha arrepentido de haber asesinado al periodista Adolfo Olivas Olivas.
Y es que al terminar la audiencia de contestación de la casación en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Osegueda mantuvo la actitud de frialdad que lo ha caracterizado desde el día que fue detenido a raíz de haber asesinado de dos balazos por la espalda a Olivas.
Éstas fueron las respuestas de Osegueda. ¿Después de todo este tiempo no te arrepientes de lo que hiciste? --¿Cómo me voy a arrepentir de haber salvado mi vida? --Él no te hizo nada --¿Cómo saben ustedes, ustedes estaban en el lugar de los hechos?... era yo el que estaba.
Osegueda, quien permaneció custodiado por dos oficiales del sistema penitenciario, guardó silencio cuando le indicamos que Olivas estaba desarmado el día que lo asesinó a pocos pasos de la entrada a su casa, en Estelí.
En la audiencia de contestación de agravios, la fiscal departamental de Estelí, Yaoska Valladares, pidió a los magistrados de la Sala Penal que no casen la sentencia de Osegueda, porque actuó con premeditación y alevosía al asesinar a Olivas.
Valladares rechazó que a Osegueda se le haya negado el derecho a la defensa, como argumenta la defensa, en el recurso de casación, mediante el cual pretende una modificación en la condena a 25 años de prisión impuesta.
El acusado --afirmó la fiscal-- estuvo asistido de un abogado desde el primer momento, y no existió ninguna violación a sus derechos constitucionales, y, por consiguiente, a defenderse adecuadamente.
La defensa alega que el juez de primera instancia no motivó ni fundamentó la sentencia, ni el porqué de la tipificación como establece la ley. Y es que la defensa esgrime que se trata de un homicidio con agravante de superioridad y no del delito de asesinato por el agravante de alevosía.
La fiscal alegó que, con ello, la defensa pretende cambiar los hechos imputados. Y pidió a los magistrados que lo rechacen, dado que Osegueda actuó de un modo objetivo (hecho de disparar dos veces), y subjetivo, al asegurar el delito y propiciar la indefensión de la víctima al esperar que estuviese de espaldas para dispararle, con lo cual se configura el delito de asesinato.
Osegueda permaneció solo en la audiencia, porque su defensor público no asistió, pero por ser de contestación de agravios el trámite se realizó porque así lo contempla la ley. Los magistrados, de conformidad con el CPP, tienen un mes para resolver la casación interpuesta por la defensa.