Nacional

De candidatos, azares y otra categoría: el reptilismo

* Hay mucha religiosidad calculada y un electorado que no se traga todo lo que le cuentan, señala Carlos Villagra * Sin embargo, hay un votante que gravita en la superficialidad, no contrasta lo que oye y se deja engañar por cantos de sirena: eso es lo que ha perjudicado al país * Diputado Osorno ora por radio, y aunque lo haga todo el día nadie le va a creer porque su testimonio deja mucho que desear

Edwin Sánchez

El catedrático de la Universidad Politécnica (Upoli), licenciado Carlos Villagra, valoró que hasta ahora lo escuchado y visto de los candidatos presidenciales plantean el serio problema del discurso vs. la realidad.
“Pienso que ahora más que nunca tenemos que desconfiar, porque, sencillamente, es muy fácil decir muchas cosas, prometer el cielo y la tierra, pero la realidad es totalmente opuesta a lo que ellos dicen”, indicó el también reverendo bautista.
“Entonces, creo que a medida que vamos pasando por este tipos de lides electorales, nos vamos cada día desencantando más, porque no nos encontramos con un liderazgo diáfano, cristalino, carismático, en todo el sentido de la palabra, y esto hace que tengamos muchas y muchas dudas”.
El académico observó que con la desaparición física de Herty Lewites, todo hace indicar que las elecciones tendrán que pasar a una segunda ronda, y que ahora repercutirá en el ánimo de un electorado que hoy “no sabe dónde recostar su voto”.
“Por otro lado, pienso que cuando un líder surge así por accidente, como por azares de la vida, nos damos cuenta de que no ha surgido con el aval, con el respaldo del visto bueno de toda la comunidad nacional”.
Otro elemento importante, precisó, es que los candidatos están absolutamente divorciados de Dios, y si acaso tienen alguna manifestación, es de religiosidad calculada.
Ese tipo de actitudes, de representar papeles porque así lo exige el guión de la campaña electoral, no contribuye al ejercicio democrático, planteó. “La gente se da cuenta de que eso es circunstancial, que no es una confesión así de beligerante, de alguien convencido, porque su testimonio personal no es nada atractivo ni convincente. Por eso, el falso líder contribuye a mantener la duda entre los electores”.
Yo todavía lamento, y me da mucha tristeza, que haya un sector importante de nuestra población al que todavía le dan atol con el dedo y se deja engañar con cantos de sirena, y lo que queremos es un electorado analítico, más reflexivo, inquisitivo, que se analice de manera más profunda a cada uno de los que están dentro del escenario electorero, comentó.
Villagra manifestó que las encuestas influencian entre la gente, porque como no hay criterio, no nos preocupamos mucho por ver las cosas de manera profunda, sino sólo a nivel superficial, y esta superficialidad ha hecho mucho daño a Nicaragua. Aquí nos vamos más por el jolgorio, la zarabanda, el show y la espectacularidad. Todo eso influye en el comportamiento de los votantes: por las regalías, por las gorras, las camisetas, y es triste, desde luego, ver cómo se aprovechan los políticos de esta gente.
“Me parece --para no ser cruel-- que se aprovechan de las circunstancias, de un sector de la población que no tiene acceso a las cosas elementales. Ahí vemos a estos candidatos chineando a los niños, estrujando a las señoras, y después nada ha pasado. Eso refleja la doble moral y una mojigatería terrible”.
¿Cuándo habló de candidatos de circunstancias o llevados por el azar, habla de Edmundo Jarquín?
Me parece que no es lo conveniente, porque creo que en ese sentido, si se trata del MRS, se debió ser más prudente, más sensato, pero aquí se actuó de manera apresurada, más festiva. Jarquín es un hombre brillante, pero en Nicaragua es necesario tener cierto impacto.
El catedrático, por otra parte, dijo que era deprimente escuchar a un magistrado, René Herrera, decir que sin Alemán el PLC y todo está acabado. “Eso es vergonzoso, es una actitud de un servilismo exagerado, rompió los parámetros del servilismo y ha abierto una nueva categoría dentro de la política nacional: el reptilismo”.
Precisamente actitudes como éstas o la de ocupar la religión para llevar votos a su molino, son las que causan daño al mismo país, reflexionó Villagra, y para ello bosquejó la relación evangélicos-elecciones.
“Sigo dudando de que haya un electorado evangélico. La Iglesia Evangélica es más dispersa; es un electorado que no apunta de una manera clara y precisa a determinada opción, es disperso. Está pensando en un líder que responda muy particularmente a sus intereses, y creo que ese líder no está en el escenario, porque el que apareció en otra época hizo un papel tan desagradable que todo mundo está desencantado”
Pero el diputado Guillermo Osorno ora diario en Radio Ondas de Luz, hasta 20 minutos, ¿eso no cuenta?
El podría pasar orando todo el día y toda la noche, pero su testimonio deja mucho que desear y lo sostendré hasta que me muera. Por otra parte, hay otro que está en el otro partido del pacto y padece de una obsesión sionista con su reiterada apertura de relaciones con Israel. Debería haber una posición más centrada y seria.
El analista universitario dijo que como están planteadas las piezas del escenario, todo apunta a una segunda vuelta. “Y creo que ya estarían más asentadas las opciones del electorado nacional. Se corre el riesgo de que caigamos en la sin remedio, en la polarización, a raíz del fallecimiento de don Herty”.
¿No capitalizará el MRS la simpatía electoral de Herty?
No lo logrará capitalizar de ninguna manera, porque Herty era una figura muy especial, muy particular, Herty era Herty; no puede surgir así de noche a la mañana. Es un movimiento reciente, de poca trayectoria, con algún elemento que salió del Frente, que por cierto no fueron gente muy atractiva, muy agradable. Eso no levanta al MRS.