Nacional

Prohíben ingreso de vehículos en Corte Suprema de Justicia


Eloisa Ibarra

El magistrado Edgard Navas, miembro del Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial (CNACJ) de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), reconoció que no han aplicado la Ley de Carrera Judicial como deberían, por lo que persiste una administración unilateral que cae en ilegalidades.
Admitió que un ejemplo de eso es la decisión unilateral del presidente de la CSJ, Manuel Martínez, quien ordenó que los abogados y usuarios de la justicia que llegan a la institución dejen sus vehículos afuera del edificio.
Es una medida drástica que va más allá de lo que debería ser, porque en la calle quedan sujetos a un riesgo. Muchos visitantes, indicó Navas, llegan a las reuniones interinstitucionales y no es posible que se les someta a un tratamiento de tanto rigor, y tampoco a los abogados y usuarios de justicia.
Eso, añadió, debe ser sometido al Consejo, pero hay mucha resistencia a que éste ejerza sus funciones en la medida que la ley lo establece. Es necesario que cuando se tome una medida, ésta sea el producto de la decisión los cuatro miembros que lo integran, señaló.
Martínez teme “coche bomba”
Tratamos de conseguir una versión del doctor Martínez, pero no fue posible, mientras tanto, los visitantes, abogados y usuarios de la justicia se quejan porque deben dejar sus vehículos a varias cuadras de la entrada de la CSJ.
“Ahora no sólo niegan la justicia en los procesos judiciales, sino que hasta niegan la entrada al propio edificio de la CSJ, que debería estar abierto y sin ningún obstáculo para llegar donde los magistrados, porque ahí sólo entran los que tienen poder político y plata”, dijo ayer un abogado, después de buscar su vehículo a cuatro cuadras del edificio.
Según un funcionario de la CSJ, Martínez tomó la decisión porque, supuestamente, le informaron que quieren ponerle un coche bomba. Navas reconoció que los otros miembros del Consejo deben exigir que se comience a reunir con la frecuencia con que debe ser, porque esa es la función más importante. Se debería sesionar por lo menos dos veces por semana y emitir sus acuerdos y resoluciones, porque de lo contrario se esta cayendo en ilegalidades.
Miembros pueden convocar
Según Navas, de acuerdo con la ley, no existe ninguna preeminencia del Presidente, quien es un coordinar del Consejo, y las decisiones deben ser en igualdad de participación y de voto, y si el Presidente no convoca, pueden hacerlo los tres miembros restantes.
Admitió que desde que asumieron las nuevas autoridades, el Consejo no se ha reunido ninguna vez, y deberían haberse reunido dos o tres veces, porque supuestamente existía una gran cantidad de asuntos atrasados.
Indicó que antes de la elección de autoridades, los miembros del Consejo se reunieron con más frecuencia, pero a partir de la elección del Presidente se volvió al concepto de hacer descansar en la voluntad del Presidente el manejo de todo lo administrativo.
Una de las tareas pendientes del Consejo es la evaluación al desempaño, con carácter de inicial a los magistrados y jueces, y después de un año de entrada en vigencia la ley, no hay justificación para que aún no se haya realizado, dijo Navas.
Tampoco se ha aprobado la normativa que permitiría el funcionamiento pleno del Consejo y pondría fin a los pretextos, sin perjuicio de la aprobación del reglamento de parte de la Asamblea Nacional. A la mayor brevedad se deberían aprobar ambas cosas, estimó el magistrado Navas.