Nacional

Un desagradable cruce de Bolaños, Rizo y Alvarado


Vladimir López

Quizá por un pequeño error de cálculo del personal de protocolo, el mandatario Enrique Bolaños se encontró ayer jueves en uno de los pasillos del tercer piso de la Cancillería con sus acérrimos adversarios políticos, los miembros de la fórmula presidencial del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, José Rizo y José Antonio Alvarado, pero, según Rizo, no tuvo “el gusto” de encontrarse con él.
El “desagradable” encuentro (suponemos que fue “desagradable” para los tres personajes) tuvo lugar a eso de las diez de la mañana, cuando el presidente Bolaños coincidió con los candidatos del PLC en las instalaciones de la Cancillería, al asistir como invitado de honor al acto de condecoración del Cónsul Honorario de Nicaragua en Barcelona, España, Luis Ramírez Feliú, quien recibió la Orden José de Marcoleta en el grado de Encomienda.
Horas antes, los doctores Rizo y Alvarado, habían llegado al despacho del canciller Norman Caldera a conversar sobre los conflictos territoriales que enfrenta Nicaragua y sobre la política exterior del país, reunión que habían solicitado con antelación.
Fallaron los cálculos
Cuando el ingeniero Bolaños ingresó a la Cancillería, el personal de protocolo le indicó que subiera al tercer piso por el ascensor principal, ubicado contiguo a la Dirección de Información y Comunicación, y que se trasladara a un pequeño salón donde se realizaría la condecoración, mientras buscaban la forma de acompañar a los candidatos del PLC para que salieran del ministerio sin que tuvieran que encontrarse con el mandatario.
Mientras el ingeniero Bolaños se dirigía hacia el saloncito antes descrito, los doctores Rizo y Alvarado eran conducidos hacia la salida, pero al parecer sus guías equivocaron los cálculos y los guiaron hacia el otro ascensor ubicado en la entrada del edificio, el cual para poder llegar, necesariamente tenían que utilizar el pasillo por donde se encontraba don Enrique, y fue en esos momentos cuando sucedió el incómodo encuentro, ante la presencia de funcionarios de la Presidencia y de la Cancillería.
Pese a lo evidente del encuentro, el doctor José Rizo lo negó. “No tuve el gusto de encontrarme con él”, declaró en tono irónico al ser consultado. En tanto, el presidente Bolaños evitó el contacto con una batería de periodistas que desde el primer piso estábamos pendientes de lo que sucedía en el tercer piso.
Rizo: “Venimos como futuros gobernantes”
El doctor Rizo dijo que su presencia en la Cancillería era con el objetivo de conocer sobre los temas de seguridad territorial y de límites territoriales, “es un tema que nos interesa como próximos gobernantes de Nicaragua, porque queremos saber los esfuerzos que se ha hecho para resguardar nuestra soberanía”.
“Nosotros”, expresó, “en nuestro plan de gobierno tenemos prácticamente una política de fronteras bien definida, y por eso es que hemos hablado de prestar atención a las zonas fronterizas que han sido las más desfavorecidas en Nicaragua”.
Tras señalar que la fórmula del PLC respalda plenamente la posición de Nicaragua ante los conflictos territoriales con Honduras y Colombia, y sobre el nicaragüense río San Juan, negó categóricamente que haya sufrido un pequeño desmayo, como se informó en ediciones anteriores.