Nacional

Terrorismo en serie sacude la India

* Explosiones simultáneas registradas en hora “pico” en varios puntos de la red ferroviaria de la capital india * Seis se produjeron en estaciones suburbanas y una más afectó el metro de la ciudad * Sospechas que ataques provienen de islamistas radicales hostiles a la soberanía india en Cachemira

BOMBAY / AFP
Al menos 163 personas murieron y 464 fueron heridas en las explosiones registradas el martes en hora punta en la red ferroviaria de Bombay, capital económica de India, anunció la Policía.
Un poco antes el principal ministro del Estado de Maharashtra, Vilasrao Deshmukh, había dicho tras una reunión de urgencia del gabinete del Estado celebrada este martes en la noche en Bombay, que es la capital de Maharashtra, que las víctimas mortales eran 147 personas y que 439 resultaron heridas.

Siete explosiones
Seis de las explosiones se produjeron en las estaciones suburbanas o en los trenes que estaban en ellas en Matunga, Khar, Mahim, Jogeshwari, Borivali y Bhayendar. La séptima explosión se produjo en el metro del barrio de Khar.
Deshmukh había dicho a la AFP que las explosiones ocurrieron en un intervalo de 20 minutos. Las sospechas sobre la autoría de los ataques giran en torno a los islamistas hostiles a la soberanía india en Cachemira.
Por su parte, el primer ministro indio, Manmohan Singh, prometió en un comunicado publicado en Nueva Delhi "vencer los planes diabólicos de los terroristas".
Pese a ello, Singh hizo un llamado a la calma a la población de Bombay --que cuenta con casi 18 millones de habitantes-- así como a la de Srinagar, principal ciudad de la Cachemira india, escenario desde 1989 de una insurrección separatista islamista, donde también se registraron ataques con granadas el martes.
Según la Policía, los siete estallidos se deben a cargas explosivas. "Los expertos en explosivos fueron llamados (a los lugares de los hechos) y determinarán qué tipo de explosivos fueron utilizados", dijo el prefecto de Bombay, A.N. Roy.
"Evidentemente, hay un grupo terrorista detrás de estas explosiones, porque un ser humano normal no podría haber hecho esto", añadió Roy.
La primera explosión se produjo a las 18:24 horas locales en un tren de Khar, según las autoridades indias. "Intentamos mantener la situación bajo control", agregó Roy. "La prioridad es mantener el orden público para asegurarse que el tráfico funcione y que la gente vuelva a su casa".
El servicio ferroviario, que cubre el oeste de la ciudad y que fue atacado, ha sido interrumpido. En imágenes de televisión, se podía ver a pasajeros bañados en sangre, ayudados por otros pasajeros mientras esperaban las ambulancias cerca de la estación de Mahim. Otros intentaban llamar a sus familiares por teléfono móvil.

“Gente saltaba del tren en marcha”
"La gente empezó a saltar del tren en marcha cuando la bomba explotó y las llamas y el humo invadieron el vagón", dijo un pasajero herido en la estación de Mahim.
Los bomberos trabajaban en los escombros del tren afectado por una explosión en la estación de Matunga. Los servicios de seguridad indios fueron colocados en estado de alerta máxima el martes por la noche, luego de los atentados.
"Estamos tomando todas las medidas posibles", declaró el ministro del Interior, Shivraj Patil. Fuerzas paramilitares suplementarias fueron desplegadas en los aeropuertos de todo el país y algunos comandos se posicionaron en los aeropuertos de Bombay, Nueva Delhi, Bangalore (sur) y Calcuta (este).
"Se ha prohibido la entrada de visitantes en los aeropuertos y los registros de equipaje se han multiplicado", indicó un portavoz de la Aviación Civil. Según testigos presenciales, las explosiones ocurrieron en los vagones de primera clase.
La ciudad de Bombay, capital económica de India, ya fue objeto de atentados con bomba en el pasado. En 1993, una serie de explosiones mató a unas 250 personas e hirió a más de 1,000.
El 7 de marzo de este año, un triple atentado mató a al menos 21 personas en Benarés (norte), la más importante de las ciudades santas del hinduismo. En Nueva Delhi, un triple atentado provocó al menos 62 muertos el 29 de octubre de 2005.
Las autoridades indias acusaron a grupos islamistas con base en Pakistán y activos en la Cachemira india, escenario de una insurrección islamista desde 1989.