Nacional

Acuerdan paralizar pesca de langostas

* Gobierno regional no autorizará actividad hasta que se resuelva problema económico

Fermín López

PUERTO CABEZAS, RAAN. -La tarde de ayer fue suspendida la pesca de langosta en la Región Autónoma del Atlántico Norte, donde unas 46 embarcaciones se dedican a extraer ese recurso a través del buceo. La decisión resultó de una reunión entre los empresarios de la pesca, los sindicatos de buzos y un equipo de trabajo del Gobierno Regional encabezado por su coordinador.
Según los sindicatos de buzos, el precio de la langosta se ha mantenido en tres cincuenta dólares por libra, lo que no es factible para los trabajadores del mar por el alto costo de la vida y los riesgos que implica la pesca del recurso.
La Asociación de Pesqueros del Atlántico Norte, que aglutina a las diferentes empresas pesqueras bajo la presidencia del empresario Carlos Goff, presentó un consolidado económico de los gastos que representa sacar una embarcación a faenar, lo que no cuesta menos de diez mil dólares, y sin la garantía de que en una gira de trabajo van a recuperar los gastos.
John Moncada, de la empresa Nafcosa, explicó que el simple hecho de asegurar a los trabajadores del mar representa un incremento del 20 % de los gastos empresariales, y por lo tanto llamó a la cordura para que el gobierno regional someta a análisis los gastos de las empresas.
Por su parte, el coordinador de gobierno, al ver que la negociación iba para largo, mandó a parar las actividades de pesca hasta que se llegue a un acuerdo satisfactorio, para lo que decidieron volver a reunirse el próximo 27 de julio con la presencia de representantes del Ministerio de Hacienda, Ministerio de Finanzas, Adpesca y el INSS, entre otras instituciones que tienen que ver con el mandato de las autoridades regionales.
En la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), unos tres mil hombres se dedican al trabajo de la pesca de langosta por buceo. De ellos depende un promedio de cinco personas por familia, sin contabilizar más de ocho mil trabajadores indirectos que laboran en las platas procesadoras de marisco, y en los Cayos Mískitos.
Evenor Saballos, presidente del sindicato de buzos de la RAAN, consideró que efectivamente los empresarios tienen razón, y por lo tanto el gobierno central debe establecer un subsidio económico para el sector de los empresarios de la pesca en la costa, los que no son tomados en cuenta, a pesar de que su pago de impuestos representa un gran aporte para la economía nacional.
En la actualidad, unas quince embarcaciones permanecen amarradas al muelle de esta ciudad, y no podrán salir hasta que se resuelva sobre el precio de la langosta, que se encuentra en la mesa de negociaciones.