Nacional

“Me quieren matar”

* De trabajar en prevención de drogas a convertirse en “logística” de criminales * Señalan a juez de ser “asesor jurídico” de involucrados en matanza * Persiste contradicción entre Fiscalía y Policía por caso de Oscar Larrave

Bluefields/RAAS -El juez de Audiencias de Bluefields, Martín Henríquez Sotelo, decretó prisión preventiva para el ex agente antidroga, Delvin Jirón Gutiérrez, tras admitir la tarde de ayer la acusación por asesinato atroz e intento de homicidio interpuesta por el fiscal Javier Morazán en su contra, por su presunta participación en la masacre de cuatro policías en mayo de 2004.
Henríquez dijo que existían suficientes méritos para admitir la acusación y dictó prisión preventiva, porque los hechos imputados son de alta peligrosidad, y el procesado puede huir para evadir la justicia.
Aunque la oficial Estela Valderrama García, única sobreviviente y testigo directa de la matanza de los cuatro uniformados, ha declarado que reconoció la voz de Jirón entre los sicarios que asesinaron a los uniformados, la acusación de Morazán es únicamente por el cargo de colaborador necesario en la masacre.
Valderrama también declaró que Jirón la amenazó cuando ambos se encontraron en el Laboratorio Central de Criminalística. El juez programó para las tres de la tarde del próximo 18 de julio la audiencia inicial en contra el ex policía, quien insistió en señalar que es víctima de un montaje de sus ex compañeros.
El ahora detenido dijo ante los periodistas que temía por su vida, porque la Policía lo ubicó en una celda preventiva junto a delincuentes comunes. “Generalmente se toma en cuenta cuando uno ha pertenecido a la institución para acomodarlo en otro lugar”, se quejó, y nombró como su defensor al abogado Antonio Ortiz, ex Procurador de la RAAS.
Los hechos y las investigaciones
La masacre ocurrió el cuatro de mayo de 2004 en las mismas instalaciones de la jefatura policial de Bluefields. Fueron asesinados brutalmente a cuchilladas los oficiales Juan José Fúnez, Ruth González, Johnny Dometz y Róger Villachica, y resultó gravemente lesionada, Estela Valderrama.
Producto de las pesquisas, la institución policial indagó a los policías Oscar Larrave, Felipe Pérez, Santiago Saballos y Delvin Jirón. Los tres primeros fueron liberados de cargos. Larrave y Saballos fueron promovidos de cargo, sin embargo, a Pérez y a Jirón les dieron de baja, y sólo el último es procesado actualmente por la matanza de los uniformados.
¿Y Larrave?
Aunque el jefe de la Policía en el Atlántico Sur, comisionado mayor Gregorio Aburto, ha dicho que las investigaciones en torno a la supuesta participación de Larrave están cerradas, el fiscal Morazán declaró que siguen abiertas, porque los autores de los asesinatos están prófugos.
Además, ha ordenado a la Policía que realice las gestiones para determinar si Larrave tuvo participación en la matanza. Morazán dijo que no le interesa que las fuerzas del orden interroguen a Jirón. “Lo que él diga es irrelevante, si encontramos más pruebas las presentaríamos ante el juez”, señaló.
¿Quién es Delvin Jirón?
Irónicamente, el ex agente Delvin Jirón trabajó en el área de prevención del consumo de drogas cuando fue miembro de la Policía de Bluefields. “Antes trabajó en eso, que incluía charlas en las escuelas, era un proyecto financiado por los Estados Unidos. Fue investigado cuando también investigaron a (Oscar) Larrave y salió del cuerpo policial”, reveló un oficial.
De acuerdo con las investigaciones policiales, Jirón proporcionó información clave a los asesinos de sus ex compañeros, a quienes habría llevado a la estación policial y asistido en alimentación y alojamiento días antes de los asesinatos.
“Se supone que también entró con ellos. Incluso, que los tuvo escondidos donde una señora y les compraba comida. Era su logística”, reveló una fuente vinculada a las pesquisas.
Juez ayudó a defensor de supuestos asesinos
Fuentes policiales también informaron que el juez Henríquez Sotelo fue asesor jurídico de Martha Barillas, defensora de los Reñazco en el caso de los asesinatos de Bluefields.
Los Reñazco fueron quienes sirvieron de apoyo a sicarios contratados para asesinar a los policías. Fueron juzgados y encontrados inocentes por un tribunal de jurados.
Delvin Jirón fue capturado por agentes policiales el 6 de junio de 2005 con 473.1 gramos de cocaína en el parque de Bluefields. Trasladado por este caso al juzgado de Henríquez Sotelo, fue irregularmente puesto en libertad por el judicial.
“Según la ley, él sólo debía revisar garantías procesales y determinar si la acusación cumplía con los requisitos de ley. Pero se puso a analizar si la prueba era lícita y lo dejó en libertad”, afirmaron. Una vez en la calle, Jirón desapareció de Bluefields hasta esta semana, cuando se entregó a las autoridades.
Luego el Tribunal de Apelaciones anuló la orden de libertad emitida por Henríquez Sotelo, porque éste analizó el fondo del asunto cuando no le correspondía. Además, si hubiera encontrado problemas en la acusación debió dar un período de cinco días a la Fiscalía para subsanarlos, lo cual no ocurrió.
La captura de “Los Reñazco”
Los Reñazco fueron capturados el 20 de mayo de 2005 por un caso de drogas en Río San Juan, y trasladados el Sistema Penitenciario de Chontales. Les ocuparon un fusil AK que fue extraído de la estación policial de Bluefields y que --para los uniformados-- fue una prueba concluyente en el juicio.
La Fiscalía introdujo el 15 de marzo de este año la acusación en contra de esta banda por los asesinatos de Bluefields. Pero un jurado de conciencia los liberó.
“Cuando estaba el juicio de los Reñazco, este juez de audiencia (Henríquez Sotelo) era asesor de la defensa de los Reñazco, Martha Barillas. Es decir que, siendo funcionario del Poder Judicial, era asesor. Anduvo con ella en las inspecciones, en un caño por donde supuestamente se fueron los asesinos de los policías”, revelaron las fuentes.
“Ahorita Delvin se entregó, la Policía lo llevó donde él (Henríquez Sotelo) por el caso de la droga (473.1 gramos de cocaína). No acepta recibirlo y anula la audiencia. ¿Por qué se inhibe de un caso (el primer caso de Jirón) y no se inhibió del otro (cuando asesoró a los Reñazco)?
Según nuestros informantes, Jirón se entregó porque supone que un tribunal de conciencia lo encontrará inocente. “Está apostando a que el jurado lo saque, igual que pasó con los Reñazco. Con eso, lamentablemente lograrían desmontar el caso de Bluefields. Ahora que vieron que los Reñazco salieron libres, Delvin se ve con más tranquilidad”, informaron.