Nacional

Se “bolean” con Delvin

* Cruce de acusaciones entre juez y Policía, y el primero termina por inhibirse * Audiencia inicial por drogas fue ayer y la de hoy deberá ser por los asesinatos * Fiscal de Managua aumenta la confusión, mientras Jirón en todos los cargos se declara víctima de un montaje

Heberto Jarquín

Bluefields, RAAS
Un extraño boleo se produjo ayer entre el juez de Distrito de Audiencias de Bluefields, Martín Henríquez, y el jefe de la Policía en la Región Autónoma Atlántico Sur (RAAS), comisionado mayor Gregorio Aburto, ya que supuestamente no se había notificado la detención de Delvin Jirón Gutiérrez, para acusarlo por la masacre de los cuatro oficiales en 2004, y sólo se abrió la audiencia por el cargo de tráfico interno de estupefacientes.
Por otra parte, se sembró la confusión en Bluefields y en la Fiscalía en Managua sobre el cargo contra Jirón, hablándose de cooperador necesario, aunque la única sobreviviente haya manifestado haber reconocido su voz durante los hechos, lo que lo ubica como coautor de la masacre.
Duelo de acusaciones
El judicial calificó de irresponsable a la Policía, ya que no habían notificado la detención Jirón. “Ellos saben que después de 24 horas se vence el término y tiene que ser hoy (lunes), que realicen ese trámite”, agregó Martínez.
Ante estos señalamientos, el comisionado mayor Gregorio Aburto, respondió: “Me extraña esta declaración del juez porque a las diez de la mañana de ayer (lunes), conversé con él, y le dije que a las cuatro de la tarde le presentaría la notificación sobre el caso del asesinato de los oficiales, y él me contestó que programaría la audiencia inicial para las dos de la tarde de mañana (hoy).
En círculos de abogados costeños se ha comentado que la Policía quiere ganar tiempo para darle un retoque a la acusación, porque inicialmente tenían previsto acusar a Jirón como cooperador necesario en la masacre de Juan José Fúnez, Ruth González, Johnny Dometz y Róger Villachica, pero una vez que la única sobreviviente y testigo de la matanza, Estela Valderrama, declaró que reconoció la voz de Jirón entre los sicarios, entonces el cargo tiene que cambiar.
Fiscal de Managua confirma cargo
No obstante, Javier Morazán, el fiscal personado en el caso, confirmó que la acusación que presentarán en contra de Jirón será como cooperador necesario, pese a que Valderrama lo identifica como una de las personas que llegó con los asesinos.
Morazán, además, señaló que existen agravantes en contra de Jirón, y que el hecho de haberse entregado no conlleva ningún atenuante en el proceso que deberá enfrentar desde hoy con la audiencia inicial.
El fiscal también considera que aunque un tribunal de jurado declaró no culpables a los otros acusados, no temen que suceda lo mismo con Jirón, que tiene agravantes, pues era un oficial activo y compañero de los oficiales asesinados.
La otra audiencia
Tras haberse entregado voluntariamente, Jirón compareció ayer ante el juez Martín Henríquez, para continuar la audiencia inicial por el juicio radicado en su contra por el cargo de tráfico interno de estupefaciente ante esta instancia, ya que sus antiguos compañeros en la Dirección Antidrogas lo capturaron en junio de 2005 con un paquete que contenía 473.1 gramos de cocaína.
Al ser abordado por los periodistas, Jirón manifestó que todos los casos en que lo han implicado: nexos con el narcotráfico junto a su antiguo jefe, Oscar Larrave; el asesinato de los cuatro policías; lesiones a otra oficial y tráfico interno de estupefacientes, son montajes organizados por la misma Policía. “En el juicio demostraré que soy inocente”.
Por su parte, el promotor de Derechos Humanos, William Schwartz, negó que él y los otros tres notables que sirvieron como intermediarios en la entrega de Jirón, hayan solicitado a la Policía que anulara el cargo de tráfico interno de estupefacientes.
“Creo que hubo una mala interpretación, porque la madre de Jirón jamás nos pidió tal cosa. Lo que solicitamos a la Policía fue que retiraran la presencia militar del lugar donde el prófugo se iba a contactar con nosotros para ir a entregarse a la Policía; tampoco solicitamos que suspendieran la orden de captura”, explicó Schwartz.
Juez se inhibe
Sin embargo, el juez Martín Henríquez se inhibió de conocer la causa por tráfico interno de estupefacientes contra Jirón.
“Yo ya me pronuncié sobre ese caso y el Tribunal de Apelaciones revocó mi actuación, por lo tanto, por cuestión de principios me excuso de darle trámite a este caso”, argumentó Henríquez.
Por su parte, el escondite del hasta ahora prófugo de la justicia continúa siendo un enigma para la Policía Nacional.
“No hemos profundizado en eso. Sabemos que estaba en un lugar bajo techo porque se le ve bastante pálido, lo cual indica que no estaba expuesto al sol”, dijo la comisionada Miriam Martha Tórrez, vocera de la institución policial.
La Policía tampoco tiene idea de quiénes pudieron estar ayudando a Jirón, pues se encuentra en muy buen estado de salud.
“El forense le realizó un examen médico y se pudo constatar que presentaba una buena condición física”, agregó Tórrez.
EL NUEVO DIARIO solicitó una entrevista con Estela Valderrama, la oficial que sobrevivió a la masacre del cuatro de mayo de 2004, donde perecieron acuchillados cuatro policías.
“No es saludable desde el punto de vista de su seguridad y por su condición”, indicó Tórrez.
EL NUEVO DIARIO confirmó que Valderrama se encuentra trabajando y viviendo en Managua.
(Con la colaboración de Heberto Rodríguez y Eloísa Ibarra).