Nacional

Iglesia demanda aclarar muertes en El Salvador


La Iglesia Católica salvadoreña condenó hoy los hechos de violencia entre manifestantes con la Policía, que dejaron el pasado miércoles dos agentes muertos, y pidió que se investiguen los hechos para conocer “la verdad”.
El obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, dijo durante homilía de la misa dominical en la Catedral Metropolitana, que “condenamos sin vacilación la muerte violenta de los agentes de Policía”, al tiempo que expresó condolencias a los familiares.
Además, lamentó que en los hechos haya resultado herido un número indefinido de personas, entre ellas un docente, que fue impactado en el pecho, por una bala, cuando se encontraba trabajando en el edificio de Rectoría de la estatal Universidad de El Salvador (UES).
El miércoles pasado dos agentes policiales murieron y otros diez resultaron heridos por balas de fusil M-16 que supuestamente disparó un manifestante durante un enfrentamiento registrado frente al recinto universitario.
El religioso afirmó que “con la misma energía proclamamos que toda vida es sagrada, incluso la del peor criminal”, y que “rechazamos los métodos violentos porque la violencia sólo engendra violencia”.
La Iglesia considera “que es absolutamente necesario llegar a la plena verdad de los acontecimientos”, así como a la de “tantos homicidios que ocurren cada día y que quedan en el misterio”.
Rosa Chávez dijo que “estamos convencidos de que la paz se construye sobre la verdad”, y que en el país existen otras formas de violencia relacionadas con la “injusticia estructural, la extrema pobreza, marginación y la falta de oportunidades”.
Agregó que “el país va mal y que el futuro aparece todavía más sombrío”, pero que “todavía estamos a tiempo para que juntos construyamos con paciencia y perseverancia una sociedad sin violencia”.
El Salvador vivió doce años de guerra civil (1980-1992) que dejaron, según organismos de derechos humanos, unos 75,000 muertos, 8,000 lisiados y 12,000 desaparecidos, por lo que afirmó que “no se está viendo el espíritu de los Acuerdos de Paz (...), la gente no siente que vivimos en paz, vivimos quizá peor que antes porque ahora no hay con quién negociar”.
Agregó que “las armas son aquí tan fáciles de comprar como los caramelos”, al tiempo que afirmó que el Gobierno le ha restado importancia al control de armas en poder de civiles.
Además, Rosa Chávez hizo un llamado a los medios de comunicación para contribuir a la búsqueda de la verdad, por lo que “les pedimos que con sentido verdaderamente patriótico informen con honestidad en forma pluralista y desinteresada”.
El obispo auxiliar Rosa Chávez criticó que algunos medios “ocultaron” imágenes que otros sí mostraron, dejando entrever cierta manipulación en las informaciones presentadas sobre los hechos de violencia.