Nacional

Edil no puede hacer nada por los pomeros


Masaya
La propuesta presentada por la diputada Jacaranda Fernández a diversas instancias locales y estatales de que lo más viable para los hombres, mujeres y niños que laboran en condiciones infrahumanas en las minas de piedra pómez es la conformación de un Polo de Desarrollo Integral, no fue contemplada en el plan de gobierno que la alcaldía de Masaya ejecuta.
El alcalde de Masaya, ingeniero Orlando Noguera, afirmó a EL NUEVO DIARIO que no es competencia de su gobierno municipal otorgar o cancelar concesiones, y menos monitorear la seguridad laboral de los que ahí trabajan, porque esas situaciones están bajo la jurisdicción de instituciones del Estado, en este caso el Ministerio de Finanzas Industria y Comercio MIFIC y el Ministerio del Trabajo.
No obstante, Noguera reconoció que no se conoce un plan de manejo y explotación de minas de piedra pómez ubicadas en varias comunidades de ese municipio, pero que ese plan es urgente de realizar y deberá tomar en cuenta el impacto ambiental en la zona.
Agregó que la propuesta de elaborarlo ya fue hecha al Mific y al Ministerio del Trabajo, este último, responsable de vigilar la seguridad laboral en las minas.
Papa caliente para Mific
El edil explicó que no es potestad de su gobierno municipal cancelar las operaciones de las minas de piedra pómez, porque las Alcaldías no cuentan con un soporte legal y que el reclamo debe elevarse al Mific, que es el que autoriza la apertura y explotación de las mismas.
Señaló que la situación difícil que enfrenta la población desempleada de esa zona se observa que los beneficiados directos lo obtienen los grupos económicos que han hecho presencia en la zona y que explotan el recurso natural.
De la misma forma, nota que no existe seguridad laboral para las familias completas que trabajan en condiciones infrahumanas en las vetas de piedra pómez y menos un plan de manejo que tome en cuenta las afectaciones al medio ambiente.
El ingeniero Noguera recalcó que por ley el Mific aprueba las concesiones, y que a las alcaldías sólo les piden comentarios, los que muchas veces no son tomados en cuenta.
No obstante, reconoce que existe en esa forma de trabajo relaciones comerciales injustas, “pero no tenemos competencia para incidir, son el Mitrab, el Mific y el Marena los encargados de velar e inspeccionar las condiciones laborales que ahí existen”.