Nacional

Llora bajo las ruinas de sus monumentos


María Haydée Brenes

La fuente de la rotonda de Plaza Inter, el monumento a los periodistas en la rotonda del mismo nombre y la concha acústica, son tres de los diseños que estuvieron a cargo del arquitecto norteamericano Glenn Howard Small, quien con más de 30 años de experiencia no dudó en trabajar de la mano con Herty Lewites para crear los que el entonces alcalde nombrara como “símbolos de progreso de Nicaragua”.
Eran ideas ambiciosas, recuerda Glenn Howard Small, cada uno de los proyectos que se ejecutó formaban parte de un megaproyecto para hacer de Managua una ciudad moderna en armonía con las construcciones que se erigen y la naturaleza que circunda la ciudad.
El puerto que frustró Polanco
En el caso de la concha acústica, ésta era el inicio de una plaza de la cultura que el alcalde Lewites visionaba en la zona cercana al Lago de Managua, donde se ubicarían galerías, museos, una escuela de arte y un pequeño puerto.
Este último pudo hacerse pues había personas interesadas, sin embargo la oposición del fallecido Jerónimo Polanco no lo permitió.
Las obras del arquitecto Small están ubicadas en ciudades de países desarrollados, y los diseños mencionados al inicio de este trabajo son los únicos existentes en América Latina, y es que junto a otros arquitectos desde que fundó el Instituto Meridional de Arquitectura de California (SCI-ARC) han proporcionado tendencias para la creación de estructuras con formas peculiares inspiradas en la naturaleza y el manejo sostenible de los recursos.
Ni agua ni luz
Pese al enorme currículo que ostenta Small y los muchos seguidores con los que cuenta en el mundo, en Nicaragua sus obras ya ejecutadas lucen deterioradas, ni siquiera están pintadas, y para colmo la gente no puede disfrutar de ellas, pues tal como comprobamos en el caso de la fuente de la rotonda de Plaza Inter ésta ni siquiera cuenta con servicio de agua potable y le fueron arrancados hasta los cables de las luminarias.
Fueron alrededor de veinte los proyectos que Small realizó para la municipalidad de Managua durante la gestión de Lewites, tres quedaron pendientes, entre ellos, el monumento de la rotonda Jean Paul Genie, una estación de autobuses y la remodelación completa del sector adyacente al monumento a Sandino ubicado en la Laguna de Tiscapa.
“Si algo caracterizaba a Herty Lewites era su visión. Él se entusiasmaba con los proyectos e iba con ellos y conversaba con donantes para que los financiaran, siempre quería ver mejor la ciudad, y ahora lamento que el esfuerzo que se hizo para construir estos proyectos no se aprecie y no se cuiden”, dijo el arquitecto Small.
Ejecutadas a bajo costo
De acuerdo con el arquitecto Small, las obras que se ejecutaron en Nicaragua son únicas, no sólo por sus diseños, sino porque son una muestra de lo que la buena gestión y entusiasmo pueden lograr, pues cualquiera de las mismas en otras partes del mundo costarían miles de millones de dólares, y acá se ejecutaron tres con un presupuesto de apenas un millón 250 mil.
“Me disgusta que estos proyectos que eran para embellecer a Nicaragua y que eran símbolos del progreso del país se encuentren deteriorados, y aunque aquí se vean muchos edificios construyéndose en los alrededores, que son de alta calidad y cuestan millones, estas obras en las rotondas tenían la intención de darle a Managua una nueva fachada e imagen, y para mantener esa buena imagen se tienen que destinar los fondos necesarios para darle mantenimiento a los monumentos”, señaló el arquitecto Small.
También comentó que ha conversado con los ingenieros que estuvieron a cargo de las obras sobre la situación en la cual se encuentran, y que éstos le manifestaron que ni siquiera han sido consultados por el actual edil capitalino o algún delegado para conocer sobre la posibilidad de reparar o cómo cuidar de esas estructuras.
“Me pregunto por qué está pasando esto. En el caso de la concha acústica vemos que el sistema eléctrico ha sido sustraído, y también me pregunto qué pasa aquí, quién se encarga del cuido de estas obras; no me explico siquiera por qué aun no se ha terminado de pintar y por qué no se le da el debido mantenimiento. Vemos la pintura descascarada y necesita ser repintada, y el monumento del periodista tiene que ser pintado; eso no es caro, es realmente barato pintar y mantener esas obras. La responsabilidad de tomar cuidado de los monumentos es de las municipalidades, y no están realizando el trabajo, y no veo que la población reclame por esa situación”, dijo Small.
Un viejo conocido
Small y Herty Lewites se conocieron en 1986 cuando éste era ministro de Turismo y el norteamericano maestro de arquitectura de Róger Lewites, sobrino del finado candidato presidencial.
Desde el inicio Herty Lewites se mostró interesado por su trabajo y le encargó el diseño de la ampliación del Hotel Intercontinental Managua, que sería financiado por el gobierno italiano, pero todo quedó en planos y proyectos --donde aparece una especie de ciudad maya con un enorme jardín en el frente--, a diferencia de eso, ahora en los alrededores está ese “horrible centro comercial que hicieron los chinos”, dice el arquitecto Small.
Pero no sólo a Herty, el alcalde, le hizo diseños Small, sino también al empresario que visionaba un hotel cuyo diseño se conoce como “Hotel Cabeza de Vaca” (Bulls Head Hotel) de ochenta habitaciones que estaría ubicado en la playa Masapa.
“En el hotel en Masapa se utilizarían elementos naturales del área así como mano de obra local, no se hizo porque Herty lo hizo a un lado cuando inició la campaña para la municipalidad de Managua”, expresó Small.
Para concluir Small dijo que mejorar la condición de las obras es un compromiso que debe asumirse lo más pronto posible para que sean lugares donde las personas puedan concurrir.
“En el caso de la concha acústica no se por qué no llevan artistas a ella, es el lugar ideal para conciertos así lo manifestaron durante el concierto de inauguración los artistas que participaron. Ellos se mostraron satisfechos de la buena calidad del sonido, la gente de Nicaragua debería estar aprovechando estas obras. Me pregunto por qué la población no reclama que se dé mantenimiento”, concluyó Small.

Compartiendo el dolor
El arquitecto Glenn Howard Small está casado con la nicaragüense Cristian Lugo, y viajó cuando su esposa le dio la noticia del fallecimiento de Herty Lewites.
Me siento mortificado por la muerte de Herty, dice Small, estoy triste y comparto el dolor, y doy mis condolencias a su familia, sus hermanos, hermanas, sobrinos, hijos, esposa. Sé que esas personas están extremadamente tristes por el deceso.
Tuve mis controversias con Herty, discutíamos, pero sobre todo algo digno de admiración es el amor y todas las cosas buenas que hizo por su país, sé que Nicaragua tendrá nuevos líderes, pero Herty era energía.
“La muerte de Herty es algo doloroso, por ello me gustaría que al menos a los proyectos que con tan buenas intenciones hizo se les dé mantenimiento, y poner un buen material para repararlos y que de nuevo cumplan con su función de embellecer.
Aún no sé por qué las personas no demandan mantenimiento y reparación para los monumentos, a mí me encantaría hacer más cosas bellas para Nicaragua porque amo a este país tan hermoso, con tanta belleza natural. Considero que cualquier creación del hombre deberá reforzar esa belleza natural, pero se puede ver que hay algunas construcciones que le quitan belleza al país y creo que la gente debe promover esa belleza. Yo me pongo a la orden para eso”, concluyó.