Nacional

Pomeros despreciados por bancos y gobiernos

**Autoridades nacionales incumplieron acuerdos con trabajadores **Nadie les quiere financiar maquinaria porque no son “sujetos de crédito” **Exoneran a extranjeros de zonas francas, pero a ellos les cobran hasta el respiro

MASAYA
La desgracia humana que padecen miles de campesinos de la comarca Las Flores es objeto de preocupación de la diputada por el departamento de Masaya, Jacaranda Fernández, quien desde hace tres años encabeza un movimiento que pretende reivindicar los derechos laborales de los trabajadores de las minas de piedra pómez.
Externó la parlamentaria que es realmente indignante la indiferencia del gobierno local y nacional ante las condiciones de miseria y explotación en que laboran los trabajadores de las minas, y es más aún si se toma en cuenta el número de muertes por esa causa.
Señaló que no se conoce todavía una propuesta desde el Estado encaminada a poner fin al problema de explotación, muerte y miseria que viven aproximadamente las cinco mil personas de esa zona que se dedican a sacar piedra pómez.
Recordó que hace tres años presentaron al gobierno central la propuesta de hacer en esa zona un Polo de Desarrollo Integral que permitiera a los mineros convertirse en socios en la explotación de las vetas de piedra pómez, por lo que solicitaban financiamiento para la compra de maquinaria.
En ese momento el gobierno asumió varios compromisos, los que serían concretados a través del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, el Ministerio del Trabajo, el Ministerio de Agricultura y Forestal y el Ministerio de Fomento Industria y Comercio.
Manto acuífero peligra
Como primer acuerdo asumido, y aún no cumplido, estaba la realización de un estudio de impacto ambiental que prevendría el deterioro del manto acuífero y el equilibrio socioambiental. Principalmente, dijo Fernández, evitar que se deteriore más la fuente acuífera natural existente en la zona, conocida como El Charco de Tisma y que nace precisamente en El Chilamate en la comarca Las Flores.
Reconoce la legisladora que la excavación de minas de piedra pómez está dejando en esa localidad zonas enteramente desbastadas, sin que hasta ahora ningún organismo ambiental y mucho menos el Estado muestre preocupación por el tema.
La otra institución comprometida a realizar acciones preventivas era el Ministerio del Trabajo, el que asumió la responsabilidad de capacitar a todos los trabajadores de las minas en materia de seguridad laboral para evitar más muertes, pero esto tampoco se ha realizado.
El Mitrab también se comprometió a buscar financiamiento con otras dependencias del Estado, entre las que se encuentra el Ministerio de Fomento Industria y Comercio, para la compra de la maquinaria y los mismos mineros operaran una fábrica de bloques de piedra pómez, “pero en el Mific les dijeron que ellos no son sujetos de crédito”, lamentó la diputada.
Pese a que la parlamentaria apoyó el proceso de constitución de la cooperativa y les acompañó en el peregrinaje por las instituciones, hasta ahora no han obtenido respuesta positiva, más que de la Asamblea Nacional, quien asignó un monto de 70,000 de inicio para la obtención de la fábrica de bloques, dinero que no es suficiente para el arranque del proyecto.
Les cobran impuestos
Otra promesa incumplida es la gestión que haría el gobierno de apoyarlos a canalizar la comercialización de la piedra pómez que extraen de las vetas. Y a pesar de que “es una gestión en veremos”, ya el Estado los obligó a cumplir con sus obligaciones tributarias a pesar que las empresas maquiladoras en nuestro país están exentas del pago de impuestos.
A la diputada Fernández no le asombra que el gobierno central muestre oídos sordos al planteamiento de los trabajadores de las minas, pero sí le espanta la indiferencia del gobierno municipal, el que se encuentra a la espera de que la solución llegue de arriba.