Nacional

Epidemias acechan

**Centros escolares sin agua y servicios higiénicos convertidos en inmundicias peligrosas en León **Laboratorios cerrados, y sangre y reactivos en peligro reportan desde Estelí, además de los severos daños a la actividad productiva ** En Chinandega la falta de luz y agua tiene a población en estado de desesperación

Gustavo Alvarez

La difícil situación que vive Nicaragua por los cortes de energía eléctrica se siente más fuerte en el interior del país, donde por la falta del servicio se ha incrementado la escasez de agua potable, y la población y autoridades de salud temen que se desate una epidemia por la falta de aseo.
Según el reporte de los corresponsales, los cortes de energía eléctrica, provocados por supuestas deficiencias en las plantas generadoras de electricidad, alcanzan hasta seis horas continuas en algunos departamentos, provocando fuertes pérdidas económicas a los pequeños negocios y la suspensión del bombeo de agua potable.
Flagelo en colegios
Algunos centros escolares están padeciendo la falta de agua potable por las prolongadas fallas del fluido eléctrico, incluso hay padres que han solicitado reducción de horarios sobre todo de los niños de preescolar, por la sed que padecen, informó la corresponsal de León, Marianela Flores.
Según el Sistema de Salud de León, la falta de agua amenaza con provocar una epidemia de diarrea en el departamento, ya que los casos se han incrementado por la presencia de un virus y sólo con medidas de precaución, como el lavado de manos y alimentos, puede prevenirse.
Los apagones se incrementaron en algunos barrios de esta ciudad, en lugares como en la Ermita de Dolores, hasta por seis horas, pero además la gente se queja porque no hay un horario fijo.
“A veces se va en la mañana, otro día en la tarde, y tenemos dos noches a oscuras, es una situación insoportable que no podemos seguir aguantando”, externó Griselda Martínez, pobladora de León.
Entre los sectores afectados están los laboratorios clínicos que deben cerrar sus puertas a determinadas horas porque no tienen cómo realizar las pruebas por falta de energía.
Pero también el sector servicio de León resiente la falta de fluido eléctrico, importante en esta ciudad por la presencia de universitarios.
“Vivimos del servicio de fotocopias, Internet y trabajos de computadoras, hemos disminuido nuestros ingresos significativamente”, externó Pablo Flores, propietario de un negocio leonés.
Sangre y reactivos peligran
En Estelí, la Cruz Roja informó que los cortes de energía han puesto en peligro la sangre y reactivos del banco de sangre de esta institución, los que deben permanecer refrigerados.
Mario José Vega, director ejecutivo de la Cruz Roja de Estelí, dijo que para garantizar que los reactivos, la sangre y sus derivados no se dañen, tienen que poner a funcionar una planta generadora.
Pero según Vega, las facturas por el deficiente servicio de energía eléctrica les llegan cada mes con incrementos.
La Dirección General de Bomberos de Estelí ha tenido problemas para otorgar los documentos para garantizar que los negocios puedan operar, debido a la falta del fluido eléctrico.
La situación es aún más caótica en el municipio de Condega, porque los cortes de energía son más prolongados y cuando llueve el problema se agrava.
Pequeños comerciantes como Janeth Gutiérrez, dijeron que la venta de productos refrigerados le ha ocasionado pérdidas económicas incalculables y teme ir a la quiebra.
Igual situación enfrenta Juan de Dios Vizcaya, quien teme fracasar en su taller de serigrafía por los constantes cortes de energía eléctrica.
Gloria Vizcaya, habitante de Condega, afirmó que la situación es grave y no descartaron la posibilidad de que en los próximos días una delegación de consumidores de este municipio viaje a Managua a realizar una protesta frente a las oficinas centrales de Unión Fenosa.
Infraestructura deficiente
Mientras los apagones se prolongan, en este norteño departamento los pobladores enfrentan serio peligro debido a las constantes caídas de los cables de alta tensión, sobre todo cuando llueve, por la falta de mantenimiento, según el reporte del corresponsal en Estelí.
Asimismo, las reparaciones se llevan a cabo hasta una semana después de reportadas.
Desesperación en Chinandega
En los 13 municipios de Chinandega la situación es desesperante, por la falta del fluido eléctrico por largo tiempo durante el día y la noche.
La subcomisionada Gloria Aguirre, vocera de la Policía de Chinandega, dijo a EL NUEVO DIARIO que debido a la oscurana, han redoblado el patrullaje en los barrios La Florida, “Carlos Fonseca”, El Calvario, Guadalupe y otros con mayor actividad delictiva.
Felipe Montealegre, dueño de una distribuidora de carnes y embutidos de este departamento, dijo que debido a los apagones vende 150 libras menos diariamente.
Por su lado, Harlam Galeano, propietario de Creaciones Jet, aseguró que sus ocho máquinas de coser y sus 12 empleados, han disminuido la confección de uniformes deportivos debido a los constantes apagones.
INE debe intervenir
Por su parte, Ruth Selma Herrera, coordinadora de la Red de Defensa de los Consumidores (RDC) insistió en que Unión Fenosa debe cumplir con el compromiso establecido en el contrato de concesión, que la obliga a comprar energía eléctrica en el mercado internacional para suplir cualquier deficiencia de la generación del fluido eléctrico.
Agregó que el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) no está obligando a la empresa española a que realice dicha compra y por el contrario, la empresa saca el dinero fuera del país.
“La están tratando como si fuera una compañía estatal”, refirió la representante del organismo de defensa de los consumidores, tras agregar que la distribuidora de energía cobra más en las facturas mientras el servicio se deteriora, lo que debería motivar al INE a auditarla.
Se preguntó, además, sobre quién está auditando los daños a la economía, a las pequeñas empresas y a quienes trabajan por cuenta propia, los que están encarando pérdidas.
(Con la colaboración de Marianela Flores, León; Róger Olivas, Chinandega, y Máximo Rugada, Estelí).