Nacional

Peregrinajes por Sor María Romero

* Se cumplen 29 años de su fallecimiento * Presidente Bolaños asistió a misa de Granada y dijo que deben seguirse las lecciones de la venerada monja * También dejó un sobre “con unos centavitos”

Granada Y Poneloya
Concurridos actos litúrgicos y demostraciones católicas tuvieron lugar ayer en Granada y el balneario de Las Peñitas, Poneloya, al cumplirse 29 años del fallecimiento de Sor María Romero Meneses.
La monja nicaragüense, que realizó una gigantesca labor social durante 46 años en Costa Rica, donde se le atribuyen numerosos milagros, nació de don Félix Romero y su esposa Anita Meneses, el 13 de enero de 1902 en Granada, y falleció el 7 de julio de 1977 (7/7/77) mientras descansaba en la quinta de una familiar suya en Las Peñitas.
Sor María fue beatificada en el Vaticano por el extinto papa Juan Pablo II, en abril de 2002. En su casa natal de Granada, el Obispo Emérito de la ciudad, monseñor Leovigildo López Fitoria, celebró a las diez de la mañana de ayer una misa pontifical a la que asistió el Presidente de la República, ingeniero Enrique Bolaños Geyer.
Al salir del acto, Bolaños declaró a los periodistas que todavía no tiene candidato para sustituir al primer comisionado Edwin Cordero en la jefatura nacional de la Policía. “Lo avisaremos oportunamente”, agregó.
Los compromisos de Bolaños
La población granadina, que despertó de madrugada con una diana y una serenata en la casa natal de la beata, fue instada por monseñor López Fitoria a seguir el ejemplo de humildad de Sor María Romero, y a poner en práctica las enseñanzas de la religiosa. El propio presidente Bolaños también se comprometió con la venerada monja, al decir en voz baja que, aunque sus lecciones sean duras, hay que seguirlas.
A esta especie de fiesta patronal en honor de Sor María Romero, llegaron a Granada centenares de peregrinos que la recuerdan y dan fe de sus milagros, entre ellos, el de un ciudadano que tenía una lesión en la rodilla, y en casa de la beata en Costa Rica, Sor María rezó por él y le dio medicamentos y agua de una fuente de la Virgen María Auxiliadora.
A los pocos días, el hombre regresó completamente curado, y mostrando en su rodilla la herida cicatrizada de una operación perfecta, aun cuando no se la hizo ningún cirujano.
En este caso, como en otros, se realizaron muchas pruebas e investigaciones antes de concluir en que se trataba de un milagro, explicó Sor Melania Martínez Álvarez, directora de la Casa Sor María Romero en Granada.
Otro milagro es el que se refiere que ocurrió en la niña María Auxiliadora Delgado Machado, ahora de tres años, cuya madre afirmó a EL NUEVO DIARIO que venía al mundo sin esófago, y con una lesión en el corazón, por lo que los médicos no le aseguraban vida más allá de tres horas después de la cesárea.
“Mi esposo y yo le pedimos de todo corazón a Sor María un milagro y nos lo concedió”, dijo la señora, “pues el parto fue normal y la niña nació completamente sana”.
Los “centavitos” del Presidente
Sor Melania dijo que durante la visita de ayer, el presidente Bolaños le dejó un sobrecito con algunos centavitos para que se ayudara a sufragar los gastos de las festividades en honor de la beata de los granadinos.
Mientras tanto, en León, centenares de habitantes de Las Peñitas y Poneloya realizaron una procesión que salió de la quinta donde Sor María pasaba vacaciones al momento de morir, la cual, incluso antes de la beatificación, es visitada por peregrinos de Costa Rica y otros países, algunos de los cuales llevan agua del lavamanos junto al cual cayó la beata fulminada por un derrame cerebral, según refirió la señora Ana Morales de Baca.
Uno de los sucesos que los lugareños atribuyen a Sor Romero es que la quinta fue bastante dañada por el maremoto, pero el cuarto donde murió quedó completamente intacto.
El párroco de Las Peñitas, presbítero Rafael Pavón, exaltó la humildad de Sor Romero, quien dedicaba largas horas de su día a contemplar el mar desde la ventana de su habitación.
“Es un orgullo para nosotros tener un espacio en el que vivió esta santa nicaragüense a la cual recordamos con amor”, declaró Darwin Arrieta, uno de los organizadores de las actividades conmemorativas en Las Peñitas.
llopez@elnuevodiario.com.ni