Nacional

Hoy y mañana esperan los oleajes más grandes

• ENAP se defiende sobre denunciados daños en El Bluff • Acusan a comité de Bluefields de no estar haciendo nada • En Puerto Cabezas no hay alimentos para desplazados

Bluefields/ RAAS
El fuerte oleaje que se registra en la Costa Caribe nicaragüense continuará este fin de semana, por lo que las autoridades del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), recomendaron ayer extender la Alerta Verde hasta este lunes.
“El fenómeno se va a prolongar hasta el lunes, por lo que el Sinapred está recomendando al Comité Regional y municipal de la RAAN que la Alerta se extienda hasta ese día”, señaló Juan Rodríguez, vocero del Sinapred
Las autoridades de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) decretaron este jueves “Alerta Verde”, por un fuerte oleaje que podría afectar a las comunidades que habitan cerca de las costas del Caribe nicaragüense. En el municipio de Puerto Cabezas se suspendieron las clases desde este jueves y se procedió a evacuar a unas 18 familias de la comunidad de Wawa Bar, ubicada en las riberas del río del mismo nombre a 30 kilómetros de Bilwi.
Marcio Baca, responsable de la Unidad Técnica de Desastres del Ineter, señaló que de acuerdo a los últimos reportes de Costa de Costa Rica y la NOAA, el máximo oleaje se podría presentar hoy sábado y mañana domingo debido a que se mantendrán las condiciones de fuertes vientos en el Mar Caribe Central (frente a las costas de Centroamérica).
“Las alturas de la olas podrían alcanzar entre 2,50 y 3 metros, y se espera que el domingo por la noche o lunes por la mañana la situación vuelva a la normalidad”, señaló el experto.
El Ineter y el Sinapred recomendaron a los operadores de embarcaciones menores, pobladores ubicados en los Cayos Mískitos y poblaciones localizadas sobre la línea costera del Mar Caribe, desde Bluefields hasta Cabo Gracias a Dios, tomar las previsiones pertinentes ante esta situación anómala.
Denuncian a Comité de Emergencia de Bluefields
En Bluefields, el concejal de El Bluff, Dumar Quiroz Angulo, denunció que el Comité de Emergencia Municipal no ha movido un dedo para atender a la población de ese puerto pesquero ante los embates del oleaje que ha erosionado algunos sectores costeros y amenaza zonas habitadas y embarcaciones ancladas en los muelles.
“La misma comunidad se ha organizado para enfrentar cualquier desastre que puedan causar las olas”, comentó Quiroz, quien demandó la presencia del Sinapred y el Sistema Nacional de la Defensa Civil en El Bluff para tomar medidas preventivas ante la amenaza del mar a los 6,000 del lugar.
EPN niega perjuicios
En tanto, el ingeniero Humberto Aragón de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), negó que las obras de dragado de la bahía de Bluefields hayan provocado el oleaje.
“Los factores climáticos como el cambio de dirección del viento, una corriente litoral y la barra donde desemboca el río Escondido son los causantes de las olas que afectan El Bluff”, explicó Aragón.
El experto también descartó que los sedimentos extraídos de la bahía sean causantes de inundaciones. “Más bien han servido para regenerar playas y para la reconstrucción del istmo que destruyó el huracán Juana, convirtiendo la península donde se asienta El Bluff en una pequeña isla”.
Aragón mostró una carpeta que contiene una evaluación del impacto ambiental del proyecto de dragado y un programa de manejo de ecosistemas pesqueros elaborado en agosto de 1995 por la Universidad Centroamericana y la EPN.
“Este estudio no ha perdido vigencia, y por lo tanto se está aplicando; también contamos con la aprobación del Consejo Regional”, dijo.
Alerta continúa en Puerto Cabezas
En horas de la tarde de ayer fue activado el Comité de Emergencias Regional, paralelo al Comité Municipal de Emergencia, que desde el pasado jueves mantiene la alerta verde en esa municipalidad.
Hasta anoche, la principal preocupación de los comités Regional y Municipal de emergencias era de dónde sacar alimentos para la gente que se evacuaría ante las amenazas de fuertes olas en el Mar Caribe, que podrían afectar a unas once mil quinientas familias de 23 comunidades ubicadas en los litorales norte y sur de este municipio.
A última hora, los miembros de la comisión que se encontraban reunidos con el gobernador de la región, Reynaldo Francis, recibieron la información de parte de la delegada del Ministerio de la Familia, que ante esta situación de emergencias podían recurrir a solicitar crédito en algunas distribuidoras, pero en muy mínimas cantidades, con base en un supuesto acuerdo entre algunas distribuidoras y el Sistema Nacional de Mitigación y Atención de Desastres Naturales (Sinapred).
Según el gobernador Francis, urge la ayuda inmediata para la gente de las comunidades que serán evacuadas, y posterior al fenómeno, cuando, sin lugar a dudas, el hambre se hará sentir por los efectos de las inundaciones.
(Con la colaboración de Fermín López)