Nacional

Grita contra incumplimiento de racionamientos

• Sólo empleados públicos salen a la hora cumplida • Pero cortes a cualquier hora no respetan los planes • Medidas irracionales aumentan sacrificio popular

Oliver Gómez

Los empleados públicos ayer salieron de forma cumplida a las dos de la tarde, pero el plan de racionamiento acordado entre los directivos de Unión Fenosa, el gobierno y el Instituto Nicaragüense de Energía (INE), ayer se incumplió en los horarios programados. Las quejas llegaron vía telefónica a EL NUEVO DIARIO desde horas tempranas. Enojados vecinos pedían “más seriedad para evitar pérdidas”.
Alberto Kellerman Castillo, vecino del barrio El Edén, dijo que en su sector se había programado racionamiento en el bloque de las seis de la tarde hasta las diez de la noche, pero hubo apagones antes y después del mediodía. Denuncias similares se escucharon desde los barrios Loma Linda, Riguero, Sabana Grande, “Hugo Chávez” y otros.
Y no es casualidad este malestar, porque los miembros de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC) lo confirmaron en varios sectores. Con ayuda de diversos pobladores han decidido monitorear el cumplimiento de este racionamiento para reclamar los descuentos tarifarios por los horarios en que hubo apagones que no fueron programados.
Kellerman, propietario de una pequeña fábrica de plásticos, aseguró que había diseñado un plan de trabajo para su personal con el fin de que la falta de energía eléctrica no afectara la producción del día, “pero fue inevitable, me provocaron más pérdidas. Les pedimos más seriedad a esta gente que sólo sirve para hacernos barbaridades”, señaló.
Y es que la falta de generación nacional de electricidad ayer volvió a superar los 100 megavatios, y el efecto de la nueva hora laboral fue casi nulo, ya que ahora el Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC) está registrando dos “horas pico” o de mayor consumo de energía diariamente, un fenómeno no visto desde hace varios años.
Eso lo vienen reflejando en sus informes diarios, que fijan a las ocho de la noche la más elevada demanda energía (444 megavatios), lo que es común, pero otra casi similar (420) entre las diez y las once de la mañana.
Ruth Herrera, coordinadora de la Red, asegura que este crecimiento en la demanda se debe al adelanto de hora que aprobó el presidente Enrique Bolaños por recomendación de la Comisión Nacional de Energía (CNE).
“Eso está sacrificando a la gente y está provocando mayor consumo en horas de la mañana”, indicó.
Narciso Mayorga, especialista en temas energéticos, respaldó esta versión, mostrando los niveles de energía que el Despacho entregaba a Fenosa con la hora oficial y los índices que ahora se les están entregando a la distribuidora, que reporta mayor demanda.
Mayorga manifestó que esta política “está sacrificando a los nicaragüenses de la forma más inhumana posible, porque dicha medida no tiene el efecto que se quisiera, y el esfuerzo humano, la vida cotidiana de niños, mujeres y ancianos especialmente, es más agitada y con menor descanso”.