Nacional

No hay recursos para liquidar a trabajadores de la PDDH

* “Cualquier obligación con los trabajadores debe ser asumida por la institución que haga los despidos”, advirtieron a procurador Omar Cabezas

Heberto Rodríguez

Incierto. Así es el futuro de los 15 empleados despedidos de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), ya que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP) aclaró que no les corresponde a ellos el pago de las indemnizaciones de estos empleados, tal como lo expresara el procurador Omar Cabezas.
En una nota de empresa enviada a EL NUEVO DIARIO, el MHCP explica que no es competencia de esta institución “asignar recursos para liquidaciones de prestaciones sociales”, dice el documento enviado.
No obstante, Cabezas esta semana manifestó que el pago de las indemnizaciones de los trabajadores corridos según la ley no le correspondía a la PDDH. Y agregó que él iba a pelear ante el MHCP por el pago de esos empleados que se había visto obligados a correr.
En ese sentido también el MHCP se pronunció, ya que Cabezas públicamente agradeció a la Dirección de Función Pública de esta institución que le había autorizado los despidos como parte de un proceso de reorganización que se estaba impulsando en la PDDH.
“No es competencia de esta Dirección General (ni lo ha hecho) aprobar despidos a nivel de las instituciones del Estado. Función Pública solamente dictaminó sobre propuestas de estructura organizativa presentada por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos a fin de adecuar la estructura institucional en función de asegurar la sostenibilidad de las acciones institucionales”, se lee en otros de los párrafos.
Cabezas pecó sobre advertido, ya que desde el año pasado pretendía llevar a cabo estos despidos, pues solicitó al MHCP un cheque hasta por un monto de 423 mil 915 córdobas en concepto de “liquidaciones finales”.
Sin embargo, el MHCP respondió: “No es posible atender su solicitud, ya que la partida presupuestaria (asignación para indemnizaciones a trabajadores) no presenta saldo disponible, por lo que lamentamos no poder atender su solicitud”, dice una carta enviada por la directora General de Presupuesto, Nancy Alvarado, el dos de septiembre de 2005.
El seis de junio del corriente el MHCP volvió a advertir a la PDDH sobre la falta de recursos para llevar a cabo esos despidos.
“Dado que los fondos de la partida del Presupuesto General de la República destinados a pagos de indemnizaciones a los trabajadores del Estado son limitados, éstos se encuentran agotados en el presente año, por tanto cualquier obligación con los trabajadores debe ser asumida por la institución que haga los despidos. El MHCP no puede hacer pagos por ningún crédito que no esté presupuestado en el Prepuesto General de República”, se lee en otro documento.
Subprocurador de los derechos humanos, Adolfo Jarquín, antes que Cabezas llevara a cabo los despidos, denunció que la medida había sido tomada porque la PDDH estaba sumergida en una crisis económica profunda, y que había deudas con un sinnúmero de proveedores, y que con el total de los salarios de estos empleados se pretendía saldar esas deudas.