Nacional

Abordaje naval fue legal

* Según especialista no afecta la soberanía nacional * Tripulantes del USA Tahoma solicitaron permiso a la Fuerza Naval para ingresar en aguas nacionales

Mauricio Miranda

Los tripulantes de la fragata USA Tahoma, de la Guardia Costera de los Estados Unidos, que el pasado fin de semana interceptaron, abordaron e inspeccionaron un bote en aguas nicaragüenses, cerca de Corn Island, tenían autorización para realizar ese operativo sin necesidad de que estuvieran presentes efectivos del Ejército o de las fuerzas policiales de Nicaragua.
Así lo establece el “Acuerdo de Cooperación en la Eliminación del Tráfico Ilícito por mar y aire entre los gobiernos de Nicaragua y el de los Estados Unidos de América”, firmado por representantes de ambos países, el primero de junio de 2001, durante el mandato del ex presidente y ahora reo Arnoldo Alemán.
En el inciso artículo 6, numeral 2, inciso “b”, el acuerdo especifica que en caso que una embarcación o aeronave sospechosa que ha sido detectada por la “otra parte” (en este caso Estados Unidos), huya hacia aguas o espacio aéreo de la primera parte (Nicaragua), y no se encuentran disponibles embarcaciones de las autoridades de este último, la “otra parte” debe informar de la situación y podrá perseguir la embarcación aun en aguas territoriales.
“Las embarcaciones sospechosas podrán ser detenidas, abordadas e inspeccionadas, y si la evidencia así lo justifica, retenidas, pendientes de instrucciones expeditas de las autoridades del orden de la primera parte”, se lee a continuación en el mismo inciso.
Roberto Cajina, consultor civil en Seguridad y Defensa, aseguró que la operación de la nave estadounidense en aguas nacionales, y sin presencia de efectivos nacionales en el momento de la intercepción, no afecta la soberanía del país.
“Ellos arriban con comunicación, la Fuerza Naval estaba informada. Lo que sucede es si deja a una nave pirata, por ejemplo, y está una embarcación estadounidense, no va a esperar a que llegue una lanchita rápida de nosotros para hacerlo (la detención), está cubierta por el convenio”, explicó Cajina.
Una vez detenida la embarcación, es el Ejército de Nicaragua, la Policía Nacional y la Fiscalía, las entidades encargadas de continuar con las investigaciones, señaló el especialista, quien añadió que “éstas son operaciones normales, y que no se puede señalar una violación a la soberanía”.
La agregada de prensa de los Estados Unidos, Preeti Shah, informó desde la Embajada de ese país que los tripulantes del USA Tahoma solicitaron permiso a la Fuerza Naval de nuestro país para ingresar en aguas nacionales, información que fue confirmada por el capitán de navío Juan Estrada, en declaraciones a EL NUEVO DIARIO.
Shah informó que según las inspecciones que hizo la tripulación de la fragata USA Tahoma sobre la nave “Treasure of the Sea” (Tesoro del Mar), se detectaron rastros de cocaína y “compartimentos secretos”. Otras fuentes informaron a END que también se había detectado rastros de heroína. No se encontró cargamento de drogas. Posterior al operativo la nave naufragó.
El capitán de la nave, Mark Tenorio Hebbert, aseguró que fueron los tripulantes del USA Tahoma quienes al no encontrar armas, explosivos y drogas, según él, decidieron hundir la nave.
Shah informó que existe la posibilidad de que los mismos marineros hundieran la nave para borrar toda evidencia. El portavoz del Ejército de Nicaragua, coronel Adolfo Zepeda, informó a END que todavía no se ha concluido el informe de la Fuerza Naval sobre el operativo.
El “Acuerdo de Cooperación en la Eliminación del Tráfico Ilícito por mar y aire entre los gobiernos de Nicaragua y el de los Estados Unidos de América” se suscribió el primero de junio de 2001 y entró en vigencia a partir de octubre de ese mismo año.