Nacional

Despale en faldas del Mombacho


Leopoldo López

GRANADA
Ciudadanos granadinos que omitieron sus nombres por temor a represalias, denunciaron ayer que los dueños de haciendas ubicadas en las faldas del volcán Mombacho, continúan cortando madera preciosa de cedro real y pochote sin importarles la veda forestal y el cuantioso daño ecológico que causan al pulmón del municipio de Nandaime, de Los Pueblos y de la ciudad de Granada.
Un equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO constató in situ la denuncia que minutos antes habían hecho los granadinos. Vimos a pleno día cómo tumbaban muchos árboles centenarios, en su mayoría de pochote, cedro real, guanacaste y laurel, en medio del bosque de más de 300 manzanas de la hacienda El Refugio, propiedad de los hermanos Zelaya Rojas.
Consultado el señor Javier Pavón Marenco, mandador de la finca, llamó al despale “saneamiento” de árboles defectuosos que no le dan salida a las plantaciones de roble que existen en un área de 40 manzanas, y que fueron sembradas sin ninguna técnica.
La justificación que dio el señor Álvaro Gómez, regente forestal en la zona, es que esa hacienda lleva un plan de manejo en la selvicultura, con el objetivo de producir madera de roble en gran escala para la agroexportación, y por eso estaban tumbando los árboles dañados de cedro real.
Mientras en el Inafor, el delegado, ingeniero Félix Palma, no llegó a su oficina porque según nos dijo uno de sus subalternos está enfermo.
El ingeniero Anthony Rojas Jullit, funcionario del Inafor de Granada, explicó que la madera que está en la veda forestal es caoba, pochote, cedro real, mangle, ceibo y pino, y, por lo tanto, está prohibida su extracción.
Pero en el caso del Mombacho se presume que existe permiso emitido en abril pasado por el Inafor antes que entrara en vigencia la veda.