Nacional

Rechazan renuncia de Argüello Poessy

* A cambio, ahora todas las resoluciones de la CGR serán por unanimidad * Conjura amagos de “barrida” que Lino Hernández niega enfáticamente

Luis Galeano

Los contralores colegiados rechazaron ayer la renuncia al cargo de presidente de la Contraloría que interpuso Guillermo Argüello Poessy, quien dejó entrever que quería abandonar esa posición por las intenciones de sus correligionarios de “barrer” con todos aquellos empleados de la institución que no sean liberales.
“Mis compañeros decidieron no aceptar mi renuncia y me solicitaron que aceptara continuar adelante con mi cargo, y ahí estaré hasta que termine mi período, si es que Dios me da vida”, dijo Argüello.
El colegiado anunció que renunciaba a su cargo de presidente el martes, en medio de supuestas contradicciones con los contralores sandinistas Luis Ángel Montenegro y José Pasos Marciaq por el manejo que le ha dado al caso de los Cenis, pero ayer el veterano Argüello fue más claro en decir por qué se quería retirar de la presidencia.
“Yo solo no puedo hacer el trabajo, y tampoco soy de los que creen que porque somos una mayoría de tres (contralores liberales) contra dos (contralores sandinistas) debemos de tomar decisiones por mayoría, porque eso no le conviene a esta institución”, dijo el contralor.
¿A qué se refiere?
Me refiero a que además de demostrar que trabajamos en armonía, que las decisiones que aquí se tomen no sean políticas ni partidarias, sino que sean pensadas, meditadas y con profesionalismo.
En la Contraloría no podemos estar en una pugna, no quiero que pase aquí eso de que se tenga que llamar a un suplente para que asistan a las reuniones y que haya quórum, no nos conviene.
¿Quiere decir, entonces, que había intenciones de sus correligionarios Lino Hernández y Fulvio Palma de tomar decisiones por mayoría y con carácter políticas-partidarias?
Lo que te puedo decir es que no soy partidario de tomar decisiones por mayoría, porque estamos tres a dos, es cierto que somos tres y que fuimos electos por propuesta del PLC, pero no se trata de eso, porque no es simple matemática, se trata de lo mejor para la institución y el país.
Insisto, ¿sus diferencias son con sus correligionarios?
No, mi diferencia es fundamentalmente ésta: respetar la estabilidad laboral, y para ello hoy (ayer) llegamos a un acuerdo: que para rescindir de los servicios de cualquier funcionario de la Contraloría es necesario que todos estemos de acuerdo.
Usar una maquinaria porque se tiene tres a dos no me parece que sea lo mejor, y para cualquier movimiento de personal tendremos que estar de acuerdo todos.
¿Sus correligionarios Hernández y Palma quieren correr a los trabajadores que no son liberales?
Yo lo que puedo decir es que en 2000, cuando llegamos a la Contraloría, se pensó que cuando llegáramos los liberales, era como que llegara una barredora, y eso lo desaparecimos porque les dijimos a los empleados que íbamos a brindarles estabilidad laboral, y así lo hemos hecho, y con el acuerdo alcanzado (ayer), que se olviden de temores porque no va a haber ninguna barrida.
La única manera como se podría correr a alguien es que esa persona no sirva para la función que se le haya delegado y que todos estemos de acuerdo, pero sólo en ese caso.
Hay gente que me ha dicho un montón de veces que si hacemos mayoría los liberales, ¿por qué no corremos a un poco gente?, y yo les he dicho que tanto los sandinistas como los de cualquier otro partido tienen derecho a realizarse profesionalmente, porque por encima de esas cosas está el bien de la Contraloría y de Nicaragua.
Hernández niega intención de “barrer”
El contralor Hernández rechazó ayer los señalamientos de Argüello, y dijo que nunca ha propuesto hacer “barridas”, porque sabe que eso causaría inestabilidad en la institución.
“Se quiere hacer una reestructuración, y para eso hasta una consultoría se está pagando, por tanto no podemos de ninguna manera hacer presión para correr a tal o cual por sandinista o por lo que sea”, dijo Hernández
Indicó que Argüello les pidió que voten por unanimidad los casos, lo cual “es aceptable”, porque ayuda al cuerpo colegiado, “pero nosotros creemos que hay casos en los que tendremos que votar no como partido, sino que cada quien vote de manera personal, bajo su criterio”, dijo Hernández.