Nacional

Acusan a Bolaños de violar derechos constitucionales

* De acuerdo con el demandante, el Presidente se alió con el alcalde de Corinto para despojarlo de inmueble * Propiedad perteneció a la Fuerza Naval de Estados Unidos, y según contrato de don José Centeno, estará bajo su administración hasta el año 2014 * Ahora se llena de paciencia para que magistrados del TAM le resuelvan caso

Eloisa Ibarra

Ernesto José Centeno Pastora se encuentra a la espera de que los magistrados de la Sala Civil Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) resuelvan el Recurso de Amparo que interpuso en contra del presidente Enrique Bolaños y el alcalde de Corinto, Ernesto Méndez Zeledón, por violación a sus derechos constitucionales.
Centeno, un señor de 76 años, no vidente, recurrió de amparo después de que Bolaños emitiera el decreto presidencial 190 -2005 del 16 de julio de 2005, mediante el cual entrega la administración de una propiedad que fue parte de la base naval de Estados Unidos, con una extensión de una hectárea 5,988.76 metros, equivalente a dos manzanas 2.678.70 varas.
Según Centeno, Bolaños entró en arreglos en una extraña alianza con el alcalde de Corinto, Ernesto Filemón Méndez Zeledón, al entregarle la administración de la propiedad de la cual él tiene un contrato de arriendo con el Estado, que vencen el 2014.
Este acuerdo presidencial, indicó, fue refrendado por el ex ministro de Hacienda y Crédito Público, Eduardo Montealegre, pese a todo, ellos --incluyendo al procurador Alberto Novoa--, en representación del Estado, conocían la existencia del contrato de arriendo con él.
Centeno mostró la escritura del contrato de arriendo que tiene desde 1,974 con el Estado, por un plazo que vence en el año 2,014 y que mantiene sus pagos al día. En los primeros años pagaba un canon quincenal de 35 mil córdobas, y posteriormente fue nivelado conforme al cambio monetario, hasta pagar en el último año dos mil dólares.
El contrato de arriendo fue otorgado originalmente a Interose de Centroamérica S.A. en agosto de 1,974, y ésta le cedió el contrato de arriendo a él y se ha respetado, hasta ahora que Bolaños lo desconoció, según Centeno, para favorecer a un empresario hondureño, de origen griego, que tiene interés en la propiedad.
Refirió que la propiedad ha sido objeto de la ambición de diversos intereses de grupos económicos fuertes y ex funcionarios del gobierno, como Byron Jerez Solís, quien promovió un juicio civil en su contra para sacarlo de la propiedad, pero lo perdió en casación en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y tuvo que desistir en su pretensión.
El otro interesado en la propiedad fue el ex alcalde de Corinto, Absalón Martínez Navas, según Centeno, pero como había grupos importantes detrás y se le venció el periodo, nunca concretó nada en su contra.
Fue mediante el decreto presidencial que Bolaños, desconociendo el contrato de arriendo, pasa la administración de la propiedad a la Alcaldía, y Méndez promovió un juicio civil por la vía verbal ordinaria y con acción reivindicatoria de dominio en contra de Coralia del Socorro Velásquez y Francisco José Acevedo, empleados de Centeno.
El tres de marzo pasado, el juez local civil ordena el lanzamiento de Velásquez y Acevedo, dejando en posesión del inmueble al alcalde, quien, según Centeno, ha comenzado su demolición para venderlo.
En el Recurso, Centeno argumenta que el Presidente y el alcalde carecen de facultad para transigir, sino es por Ley de la Asamblea Nacional, más que se trata de terrenos nacionales y ejidales.
Pide a los magistrados que se pronuncien del Recurso y ordenen la suspensión del decreto de Bolaños, porque violenta sus derechos constitucionales, al desconocer el contrato de arriendo vigente con él.