Nacional

Juez de Texas reprende al vicepresidente de la Dole

* Gobierno de Nicaragua aparece como cómplice de las maniobras de la Dole

Valeria Imhof

Un juez del estado de Texas, Estados Unidos, ordenó al vicepresidente de la empresa Dole Food Company Inc., Michael Carter, que desista y se abstenga de interferir en las relaciones contractuales y comerciales entre los abogados y los ex bananeros afectados por el pesticida Nemagón en Nicaragua.
La orden del juez norteamericano se da unos meses después de que Carter iniciara con un grupo de bananeros, liderados por Victorino Espinales, un acercamiento para lograr que se retiren todas las demandas judiciales contra esa transnacional y se derogue la Ley para las Personas Afectadas por el Uso de Pesticidas Fabricados en base de DBCP, Ley 364, a cambio de una indemnización cuyo monto hasta el momento se desconoce.
En la medida, el judicial exhorta a los demandados Michael Carter y James Teater, sus oficiales, abogados, investigadores, agentes, empleados y representantes a que “no hagan o causen que se hagan declaraciones públicas alentando o sugiriendo a los clientes (ex trabajadores bananeros) derogar la Ley 364, retirar sus juicios o hacer cualquier acto en contra de sus abogados, los juicios o litigios pendientes”.
“Carter interfiere con nuestros clientes”
“El juez determina que el contacto de este señor y su equipo de trabajo está restringido a cualquier trabajador que ya tenga un abogado, cualquier propuesta ellos la tienen que canalizar a través del juzgado o de los abogados”, dijo el abogado Henry Saint Dahl, miembro del equipo del bufete de Estados Unidos Provost Umphrey, que representa unos cuatro mil ex bananeros afectados por el pesticida.
El juez comprobó que Carter y su equipo de colaboradores han interferido “a propósito y voluntariamente” en la relación contractual entre el actor (los abogados) y sus clientes nicaragüenses, diciéndoles a los ex bananeros que hagan un arreglo directo con ellos. “Este señor está interfiriendo con nuestros clientes en contravención con el derecho nicaragüense”, señaló Saint Dahl.
El juez, además, ordena que Carter y su equipo no hagan o apoyen ningún comentario público negativo o derogatorio sobre los actores o sobre litigios pendientes. Esto incluye apariciones públicas con Victorino Espinales. También manda al vicepresidente de la Dole y a sus colaboradores a que se abstengan de incurrir en la conducta de prevaricato, descrita en el artículo 373 del Código Penal de Nicaragua.
Para ordenar esta medida, el juez se apoyó en declaraciones juradas de bananeros afectados por el pesticida como José Francisco Palacios, quien narró que el pasado 17 de mayo, en un hotel de Managua, Carter les propuso que revocaran todos los poderes otorgados a favor de sus abogados para negociar con ellos.
“Él nos dijo que podían empezar a discutir una indemnización, pero que la negociación tenía que ser sin los abogados que los están representando en los diferentes juicios entablados en contra de la Dole y otras transnacionales”, indicó Palacios.
Acusan a Gobierno de no cooperar
El abogado Jacinto Obregón, director del bufete jurídico que representa a los bananeros en Nicaragua, dijo que la orden dada por el juez de Texas “demuestra una vez más la falta de cooperación del Gobierno de Nicaragua en la causa de los bananeros”.
“El Gobierno, en una actitud servil y cómplice de las transnacionales, aparece avalando esos actos delincuenciales asistiendo a las reuniones que programa Carter”, dijo Obregón.
El abogado señaló que el vicepresidente de la Dole está jugando con el hambre de los ex trabajadores del banano ofreciéndoles espejitos de colores o cantidades irrisorias de dinero, cuando estas empresas ya han sido condenadas a pagar a los afectados sumas millonarias. Ayer intentamos comunicarnos con Espinales y el vocero de la Dole, Humberto Hurtado, pero fue imposible localizarlos.