Nacional

Ex alcalde de Nagarote escapa de ser asesinado

*Dice que porque no le ha hecho daño a nadie no tiene enemigos, “más que enemigos políticos”. *En los últimos ocho meses recibió junto a su familia amenazas telefónicas y escritas *Lo que sí dijo con meridiana claridad el ex edil sandinista es que el móvil no fue el robo

El ex alcalde de Nagarote, Juan Gabriel Hernández Rocha, tuvo que salir a la calle en calzoncillos para salvar su vida y la de su familia, porque cuatro sujetos irrumpieron en su casa la madrugada de ayer para matarlo, tarea por la que les habían pagado cinco mil dólares, pero no pudieron cumplir su cometido y más bien uno de ellos fue capturado.
Hernández Rocha no sabe quién podría tener interés en eliminarlo porque no le ha hecho daño a nadie ni tiene enemigos, “más que enemigos políticos”.
“Yo le pido a la Policía que investigue y que sea ella la que diga quién mandó a esos sicarios asesinos, y por qué vinieron a mi casa a secuestrarme junto a mi familia”, exigió el edil, quien no acusó a nadie, pero recordó que de cara a las elecciones primarias en su partido, el Frente Sandinista, hubo toda una campaña sucia en su contra porque él aspiraba a ser el primer candidato a diputado por León, por lo que decidió declinar a su candidatura.
Hernández recordó que en los últimos ocho meses recibió junto a su familia amenazas telefónicas y escritas, pero no quiso dar mayores detalles para no entorpecer las investigaciones, aunque también afirmó que debido a las amenazas tuvo que cambiar de número de teléfono.
Lo que sí dijo con meridiana claridad el ex alcalde sandinista es que el móvil no fue el robo ni de su camioneta ni de los 15 mil córdobas en joyas que tenían en su hogar, aunque uno de los delincuentes, el capturado, aparentemente sí era un ratero, porque le encontraron la llave del vehículo y los anillos de compromiso y una cadena que estaban sobre el televisor.
La víctima relató que los cuatro sujetos irrumpieron en su hogar con los rostros descubiertos a eso de las doce y media de la noche del domingo, para encañonarlos a él, a su esposa, Regina María Novoa Palacios, y a sus dos hijos, Amaru Gabriel y América Regina Hernández, de seis y cuatro años respectivamente, quienes llenos de terror empezaron a llorar y a rezarle a Dios y a implorar por sus vidas, lo que no evitó que cobardemente golpearan a la dama.
“Nos decían que nos calláramos, y que si teníamos reales que se los diéramos. Nos tuvieron así como media hora, por lo que le estuve “sacándole” y preguntándole. Entonces ellos nos dijeron que tenían que matarme. Yo les pregunté por qué si no le había hecho daño a nadie. Entonces él me dijo que le habían pagado cinco mil dólares para matarme. Yo les pedí una explicación, y así estuvimos forcejeando hasta que él me dijo que “lo sentía mucho por mis hijos, pero aunque yo fuera una buena persona me iban a matar”, recordó Hernández Rocha.
Pero los delincuentes no pudieron matar al ex alcalde porque pensaban llevárselo en su misma camioneta, una Toyota de 1996, pero aparentemente Hernández recibió “ayuda divina”, porque a consecuencia de las lluvias, el portón del parqueo de la vivienda sufrió un desperfecto y por más que intentaron abrirlo, no pudieron.
A los ruegos de la esposa, los delincuentes salieron corriendo, pero antes de irse le advirtieron “que en ésta no lo iban a matar, pero sí en la próxima”, agregó el edil, que inmediatamente salió a la calle a pedir ayuda a sus vecinos, con quienes logró capturar a uno de los delincuentes, que decidió esconderse debajo de la cama del niño.
La Policía de Nagarote explicó que por medio de un testigo conocieron que los cuatro elementos llegaron desde tempranas horas del sábado a Nagarote, a bordo de un taxi Hyundai gris, de la Cooperativa Servicios Múltiples, con placas T 12 559, socio número 72, para rondar “a su presa”.
El subcomisionado Javier Chávez, jefe de Inteligencia, de León, dijo que están haciendo las investigaciones correspondientes al caso, y para no entorpecerlas no se pueden dar las generales del único detenido, al que entrevistaron para que diga quienes están detrás frustrado crimen.
“El perito sacó las huellas del automóvil, vamos a hacer las comparaciones en los archivos nuestros, los otros tres tipos andan huyendo, lógicamente, y no creemos que regresen para acabar lo que empezaron, ya que no son de Nagarote sino de Managua. En caso de que el ex alcalde solicite protección, nosotros se la vamos a brindar”, dijo Chávez.
Asimismo, declaró que era un cadete aparentemente quien andaba el taxi, pues la circulación y los demás documentos pertenecen a otra persona que no es la que esta detenida.
Después del frustrado golpe, los asesinos huyeron y el detenido fue quien llevó a los agentes policiales hasta el sector de la basurera, donde habían dejado el taxi Hyundai para terminar el plan.