Nacional

Reclamo “amarrado”


Oliver Bodan

La firma Prointec-Euroestudios, a cargo de la supervisión de la carretera Ticuantepe-Masaya-Granada, determinó en un estudio técnico que la empresa española Hispánica no tiene justificación alguna para el atraso de más de 190 días en la culminación de la obra.
Según el documento “Respuesta a reclamos por justificación de prórroga”, la firma ibérica exige un total de US$ 13,953,859.79 por ocho conceptos de construcción, a pesar de que el proyecto ha presentado una serie de irregularidades y actualmente tiene 190 días de atraso.
Fuentes vinculadas al MTI informaron a EL NUEVO DIARIO que el millonario reclamo de la empresa española data desde agosto de 2005, fue presentado a la supervisión el 21 de septiembre del año pasado, y habría sido “amarrado” por Pedro Solórzano, ex titular del MTI y actual candidato a diputado por la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).
“Ese reclamo de los US$ 13.9 millones es desde agosto del año pasado. La idea era amarrarlo, tenerlo todo listo y posiblemente garantizarlo antes de finales de año, cuando él ya estaba en planes de irse”, reveló una fuente de dicho ministerio.
Prointec-Euroestudios rechazó categóricamente cada uno de los argumentos presentados por Hispánica, incluyendo las razones por las que la compañía pidió oficialmente una prórroga para finalizar el proyecto, cuya construcción --determinó la firma-- debió finalizar antes del tiempo acordado. El reclamo de Hispánica se encuentra actualmente en arbitraje.
“Los volúmenes originales fueron prácticamente disminuidos en los conceptos pesados del proyecto, y producto de esta reducción Constructora Hispánica al menos no debería tener problemas para la entrega del proyecto en la fecha estipulada, el día 25 de noviembre de 2005”, reveló el estudio de más de 300 páginas en poder de EL NUEVO DIARIO.
“Cuando la lógica nos indica que a menores obras de ejecución existe disminución en el tiempo de ejecución, ya que implicaba más holgura para ejecutar las obras de los dos tramos antes mencionados, pudiéndose haber realizado este primer tramo sin dificultad, en un plazo de 17 meses de construcción la ampliación de la carretera de Ticuantepe-Masaya y de Masaya-Granada. En otras palabras, el proyecto debería haberse reducido 213 días calendario”, resumió.
“Otro dato importante que mencionar es el hecho de que en el proyecto se han elaborado hasta la fecha tres programaciones de obras, de las cuales ninguna se ha podido cumplir al menos en lo estipulado en el Plan de Obra, ya que éstas, hasta la fecha, sólo desfases han presentado”, citó.
El “amarre” de Solórzano con Hispánica
Según una fuente del MTI, Solórzano guardó una estrecha relación con la empresa española desde el propio inicio del proyecto.
“Aparentemente, el reconocimiento de ese reclamo ya se había amarrado por el anterior ministro (Solórzano) junto a un asesor español (Javier Gutiérrez) que pagaba el Ministerio. Él hacía todos los contactos con la gente de Hispánica, se supone que amarraron que el reclamo se les iba a pagar íntegro”, reveló la fuente del MTI.
Sin embargo, Solórzano rechazó el señalamiento en una entrevista con END.
Se dice que usted dejó prácticamente amarrado ese reclamo que ahora está haciendo Hispánica. ¿Es cierto?
Absolutamente falso, y si fuese así habrían documentos para probarlo, pero no existen.
Ministro MTI: “No te lo podría ni confirmar ni negar”
Ricardo Vega, actual ministro de Transporte e Infraestructura, declaró ayer a EL NUEVO DIARIO que cuando asumió dicha cartera, ya se encontró con la petición de los españoles.
“Cuando llegué al Ministerio, ya estaba en revisión la solicitud de esta gente. Ya la habían sometido a la supervisión. Lo que sí te puedo decir es que se había iniciado, cuando llegué pregunté por el contrato y dije: ni un peso más. ¿Con qué cara iba a ir a la Asamblea Nacional a pedir más reales?
¿Hubo un amarre entre Hispánica y el anterior ministro sobre este reclamo?
No hay información, no te lo podría ni confirmar ni negar. No tengo conocimiento de que haya habido un arreglo previo. El hecho es que hay un reclamo oficial, pero cuando vimos las pretensiones exageradas, tratamos de sentarnos para llegar un arreglo, pero nunca se pudo.
Vega confirmó que Solórzano le autorizó a Hispánica un acuerdo suplementario de US$ 2.8 millones por realizar la circunvalación a Masaya, lo que --unido a los US$8 millones no ejecutados por la empresa-- servirían para concluir esta parte del proyecto.
¿Este acuerdo suplementario fue elaborado correctamente?
A simple vista sonaba lógico, me dijeron que era razonable: cambiabas 5.8 kilómetros de la travesía por 7.1 kilómetros de una carretera más larga. Aun así, con esa plata, me parecía que era más que suficiente para terminar la circunvalación a Masaya.
Hispánica a la fecha ha concluido únicamente los tramos Ticuantepe-Nindirí y La Gruta-Granada. De Nindirí a La Gruta --que debía circunvalar Masaya-- no ha realizado ninguna obra, y el propio Ministerio, con fondos propios, ha construido el resto de la obra.
Según el ministro Vega, el MTI no ha desembolsado ni un centavo del acuerdo suplementario. Una fuente de dicho Ministerio explicó las irregularidades que ocurrieron al respecto.
“Dentro de los procedimientos, quien firma los acuerdos suplementarios es la delegación de la parte administrativa (viceministro o secretario general) y estos acuerdos los hacía Hispánica con Javier Gutiérrez en las oficinas de Hispánica sin tomar en cuenta a la supervisión y la unidad ejecutora. Ellos, junto a Pedro Solórzano, eran los que tomaban la mayoría de las decisiones en el proyecto”, relató.
“En este acuerdo número 4 se establece que el proyecto de la circunvalación iniciaría el 29 de agosto de 2005, para terminar en julio de 2006. Sin embargo, Solórzano acordó de boca (y está en los documentos) que iba a iniciarse en noviembre porque le dio la gana, para favorecer a Hispánica en el tiempo”, añadió.
RECUADRO
La versión de Solórzano
Luis Galeano
Pedro Solórzano, ex ministro de Transporte e Infraestructura, declaró ayer a EL NUEVO DIARIO que no está de acuerdo con el reclamo de US$14 millones que demanda Hispánica para concluir la ampliación de la carretera Ticuantepe-Granada.
“No hay manera de justificar ese reclamo, y además de eso creo que todo lo que ha pasado hasta ahora en esa obra tiene que ver con novatadas de Hispánica, que por tratar de conseguir contratos de precios bajos, temerarios, con empresas nacionales, pasó seis meses en inercia, y eso es lo que ha atrasado la conclusión de la obra”, dijo Solórzano.
Sin embargo, fue Solórzano el funcionario que firmó el contrato. “Además, les aprobó un incremento de obras injustificadas sustentadas en el acuerdo suplementario número 4 por US$ 2.8 millones”, reveló una fuente del MTI.
Agregó que durante su gestión recomendaron que se entregara el proyecto a la empresa del segundo lugar cuando se realizó la licitación, pero que tanto la Procuraduría como el Ministerio de Hacienda y el mismo gobierno español, pujaron por Hispánica.
“Eso es cierto, porque ahí están los documentos de la licitación que dicen eso. Sin embargo, el mal manejo vino después, porque hasta contrató a un asesor español para tener la relación directa con Hispánica, que determinaba y pasaba por encima de las disposiciones técnicas de la supervisión y la unidad ejecutora de proyectos”, dijo la fuente.
Solórzano indicó que mientras fue titular del MTI realizó gestiones con dos embajadores de España para evitar que la obra fuera suspendida, porque hubiese sido peor para todo el país.
“Lo que yo traté de evitar es que se decidiera quitarle el proyecto o que se dejara de hacer, porque de lo contrario lo que tendríamos aquí sería un cacaste de carretera y podíamos reclamar la fianza que establece el contrato, pero significaba meterse un pleito enorme en España”, dijo Solórzano.
¿Por qué se firmó un acuerdo suplementario de la obra por US$ 2,8 millones?
Tendría que revisarlo, pero creo que tiene que ver con los problemas que se dieron en Masaya por el paso que iba a haber ahí, se levantaron los pobladores y decidimos hacer lo que se llama “el codo”, que son los 7.3 kilómetros que son para salir por Las Flores, y aunque se dieron protestas espantosas de la gente, fue preferible que meternos a lo otro.
“Eso no es cierto, al pasar por la travesía lo que la gente pedía era que se les pagara por sus construcciones que tenían en la calle. Ese monto fue porque quiso beneficiar a Hispánica al darle mayor valor a las obras y usar actividades innecesarias, como la utilización de suelo-cemento, un procedimiento empleado para darle mayor soporte al suelo, pero que no era necesario en la zona porque tiene buenas características”, señaló la fuente.