Nacional

Denunciarán a Policía por violar autonomía


Por ingresar a un recinto universitario, agredir a los estudiantes que se encontraban allí y sembrar el pánico, la Policía Nacional será denunciada en los próximos días ante la Procuraduría de Derechos Humanos (PDDH).
Así lo confirmó el bachiller César Pérez, presidente de UNEN-Recinto Universitario “Rubén Darío”, de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, núcleo de Managua (UNAN-Managua).
Según Pérez, las muchachas se estaban asfixiando con los gases lacrimógenos y no hallaban para dónde correr, porque el recinto estaba invadido por el gas, y si se salían corrían el riesgo de ser detenidas al igual que muchas de sus compañeras. “Además, ahí se encontraban varias mujeres embarazadas, lo que agrava la situación”, manifestó.
“La comunidad universitaria se encuentra enardecida por la flagrante violación a la Autonomía Universitaria que --durante dos días consecutivos-- hemos padecido, producto de la cual nos han capturado a estudiantes dentro de la universidad, porque la Policía se introdujo al recinto, y con lujo de violencia detuvo a los chavalos que encontró a su paso”, manifestó Pérez.
Abusos no deben quedar silenciados
Asimismo, afirmó que “esos abusos no los podemos callar, por eso en este momento estamos preparándonos para hacer todas las denuncias necesarias ante los Derechos Humanos y denunciar las agresiones de la Policía”.
Según Pérez, documentarán y presentarán pruebas contundentes del momento en que agentes policiales agreden a culatazos a un estudiante, a quien le provocaron una herida en el cuero cabelludo que ameritó seis puntadas.
Policía disparó a quemarropa
Además, se mostró consternado porque agentes policiales le dispararon a quemarropa a un estudiante, quien resultó con exposición de tejidos del músculo de un muslo. Esta acción, aparentemente, se propició porque el joven no quería subir a la patrulla donde transportaban a los detenidos.
De igual manera, el dirigente estudiantil dice que la Policía se comportó como un grupo terrorista, pues bombardeó las instalaciones del internado de mujeres donde se encontraban refugiadas las becarias, obligando a éstas a salir de sus cuartos y a caer en histeria colectiva.
“No estamos dispuestos a permitir más ultrajes, denunciaremos a la Policía, defenderemos la Autonomía Universitaria y no decaeremos en la lucha por lo que estamos seguros es justo”, concluyó.