Nacional

Presionan por Ley de Venta de Medicamentos Esenciales


Yahoska Dávila

Comunidades rurales del país que claman por el acceso a medicinas, demandan de los ‘honorables’ diputados que pongan en agenda el Anteproyecto de Ley de Venta de Medicamentos Esenciales. La lucha por el acceso a la salud no sólo significa perder un día de trabajo, sino también quedarse sin medicinas, por la poca cobertura del Minsa en las zonas remotas.
Si el anteproyecto de ley no resulta finalmente aprobado, se pone en peligro el abastecimiento de medicamentos que ofrecen las instituciones que conforman la Coordinación Institucional de Medicamentos Esenciales (Coime).
“Sólo en este lugar --Lechecuagos-- se atiende a unos 30 pacientes por día, en su mayoría mujeres y niños, quienes vienen con gripe tos, y casos recurrentes de desnutrición. A estas personas, como el Minsa no las abastece porque no están en su programa, nosotros les ofrecemos antigripales, Ambroxol, Difenhidramina, Salbutamol”.
Así lo dijo Julia Danelia Zelaya, responsable del programa de Ventas Sociales de Medicamentos (VSM), el cual es un proyecto de abastecimiento de medicamentos esenciales, sobre todo en las zonas rurales y urbanas pobres, con el objetivo de ofrecer a un menor costo el tratamiento que las personas necesitan.
Según el doctor Carlos Fuentes, representante de Acción Internacional para la Salud, el Anteproyecto permanece engavetado en la Asamblea Nacional desde agosto del año pasado y todavía no se ha presentado a la Comisión de Salud de esta entidad, por lo que lo que se hace latente la amenaza de que las VSM desaparezcan.
En una visita de campo, EL NUEVO DIARIO pudo constatar que las VSM abaratan los costos reales de los medicamentos hasta en un 60% de su costo real. “Existen medicamentos como la Neurobión, que la podes comprar en 17 córdobas”, indicó Zelaya.
Además, que las personas que adquieren estos medicamentos, son aquellas que más lo necesitan. El centro de salud de Lechecuagos atiende a pacientes de 12 zonas rurales aledañas, entre las que se encuentran: Las Ermitas, Los Zelayas, Los Charros, El Pastal, Pozo Hondo, Punta Caliente, Los Hernández y San Bartolo, este último a un día de camino.
La doctora Mariela Juárez, de este centro de salud, dice que los medicamentos son accesibles en precio y en distancia, porque se encuentran dentro del puesto de salud de la comunidad, lo que permite trabajar coordinadamente y beneficiar a todos los pacientes que llegan.
“Necesito aplicarme un tratamiento para los riñones, si no lo hallo acá, no puedo ir a León, porque con los cien pesos que traigo aquí los compro todos y me sobra, pero en León no me alcanza ni para uno”, dijo Pablo Martínez, poblador de Pozo Hondo, que se encontraba esperando ser valorado por la doctora del centro.
“En Lechecuagos existe un 20% de la población en desnutrición y un 50% en riesgo, un problema realmente serio, y que el Instituto de Acción Social “Juan XXIII” prioriza con medicamentos como vitaminas, pero además en cereales”, explicó Juárez.
“Lo que se busca es que la persona que no tiene para comprar su tratamiento lo adquiera con lo poco que pueda aportar”, explicó Edwin López Cáceres, encargado de la distribución de medicamentos del instituto.
Este instituto junto a 29 organizaciones más, que conforman la Coime, han desatado la lucha para que se discuta el Anteproyecto de Ley de Ventas de Medicamentos que legalizará la compra y venta de estos fármacos.
Según el Minsa, más del 50% de la población nicaragüense no tiene acceso a los medicamentos esenciales, y una investigación sobre Salud y Equidad (Endesa 2001-2003) demuestra que el 61% del gasto familiar en salud es en medicamentos. “Dolorosamente, ésta es la situación de una gran parte de nicaragüenses”, confirmó el doctor Alcides González, representante del Minsa.