Nacional

“Si no es de mármol, no es el monumento”


Valeria Imhof

“Ese no es el monumento que nosotros donamos”, dijo categóricamente la señora María Elsa Vogl, respecto a la estatua en honor a las madres que se erige en el parque del mismo nombre, y que ahora aparece diferente al diseño original.
Luego de mostrarle una fotografía, Vogl identificó el monumento de mármol como aquél que el Comité de Damas del Club Rotario donó en 1958, en honor a las madres nicaragüenses.
“Puede ser que la memoria me falle, pero lo que sí le digo que si no es de mármol no es la auténtica, de eso estoy absolutamente segura”, señaló doña María Elsa a EL NUEVO DIARIO, luego de la denuncia que hiciera este lunes el asesor histórico de la Alcaldía de Managua, Roberto Sánchez, quien afirmó que el monumento original había desaparecido y cambiado por otro de menor calidad.
Doña María Elsa dijo no recordar si la mujer que simboliza a la madre estaba sentada o de pie, pero sí afirmó que el monumento original no era de acero y concreto como aparece ahora. Relató que inicialmente no se percató que el monumento pudo haber sido cambiado, indicando que su queja ante las autoridades de la Alcaldía se centró en la manera como pintaron la estatua que simboliza a la madre. Esto sucedió hace tres años, cuando la comuna de Managua decidió remodelar el parque y trasladar el actual monumento a un lugar visible para el público.
“Fue en ese momento cuando me di cuenta de que no era el monumento que habíamos donado. Éste no es, me dije. Además, la base es pequeña y la nuestra tenía un señor pedestal. Me chocó ver esa imagen, para mí fue una ofensa ver esa madre pintada, me sentí agredida personalmente e indignada al ver ese adefesio de colores, todavía dije: ¿cómo van a pintar mármol con pintura de aceite?”, señaló doña María Elsa.
En la imagen que se reconoce como el monumento original, aparece una mujer sentada (la madre) cargando a un niño y a su lado derecho un niño de pie contemplándola, mientras en la imagen actual, que está pintada, la escultura presenta a una mujer cargando a un niño y a sus pies la abraza otro niño.
Carlos Herrera, ex delegado del Distrito 3, dijo que nunca tuvo conocimiento de un monumento de mármol en el parque, y explicó que decidieron trasladar la estatua más cerca de la acera porque estaba ubicada en el fondo del lugar, expuesta a los delincuentes.
“La estatua es la misma que donaron las damas rotarias, lo que hicimos es aquí mismo en el parque en una bodega que teníamos, restaurarla y pintarla; el pedestal era enchapado con mármol, pero una vez que lo demolimos para trasladarla se quebró, entonces hicimos la base de concreto reforzado, pero la estatua es la misma”, dijo Herrera.
El ex delegado del Distrito 3 remarcó que el monumento actual es el que las Damas Rotarias donaron en 1958. “Yo no sé de qué será (si de mármol o concreto), pero es la que estaba en el fondo del parque, nosotros lo que fuimos es a pintarla y a cambiarle el pedestal, a esa de mármol jamás la vi”, insistió.
Costó mucho y creo que la trajeron de Italia.
Doña María Elsa recordó que siendo una adolescente de 14 años, participó en la colecta para levantar la imagen en honor a las madres, que resultó un arduo trabajo debido al costo que significó la obra. “Las damas eran muy activas y los hijos tomamos parte de sus actividades. Se hizo un esfuerzo muy grande en hacerla, pasamos dos períodos buscando fondos, porque no costó cuatro centavos”, relató doña María Elsa.
Dijo que se debe investigar este caso para deslindar responsabilidades. “La historia es frágil, hay cosas que yo no recuerdo bien, pero esas cosas deben preservarse para la historia”, expresó.
Y aunque reconoció que los nombres que aparecen en la placa ubicada en el pedestal de la estatua actual son de las mujeres rotarias que donaron el monumento, reiteró que si es de concreto “no es la estatua” original.