Nacional

Cordero reconoce que narcos tuvieron ayuda

* Sospechan que además les pasaron llaves de las celdas, y no quedan dudas de que ya abandonaron Nicaragua vía marítima

El jefe de la Policía Nacional, primer comisionado Edwin Cordero, reconoció ayer que los dos narcotraficantes que huyeron de las cárceles de Puerto Cabezas recibieron ayuda.
“Pareciera que alguien les metió alguna llave o algo para que pudieran abrir el candado y salieran. Estamos investigando si hubo alguna complicidad”, dijo.
Los prófugos acusados de tráfico de drogas son: Mercedes Rodríguez Alarcón, panameño, y Melvin Velásquez Redondo, hondureño, quienes fueron capturados en abril junto a dos colombianos después de una espectacular persecución efectuada por la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua. En el operativo les incautaron 763 kilos de cocaína.
El jefe de la Policía también admitió la fragilidad que existe en las cárceles de Puerto Cabezas y Bluefields, donde hay antecedentes de fugas y hace dos años se produjo una masacre de policías.
“Tenemos problemas, Bluefields tiene grandes problemas en las celdas nuestras, y Puerto Cabezas es igual. Esa gente (narcotraficantes) debería estar en el Sistema Penitenciario”, agregó Cordero.
Ayer por la mañana llegó a Puerto Cabezas una comisión compuesta por miembros de la Dirección de Auxilio Judicial y agentes antidrogas, quienes iniciaron una serie de investigaciones y entrevistas con los jefes y demás policías que estaban de turno la noche que los narcotraficantes fueron ayudados a escapar.
A pesar de la presencia policial, por todos los barrios de la ciudad se comenta que la recaptura de los prófugos podría resultar imposible, ya que se estima que pisaron territorio hondureño antes de las ocho de la mañana del 30 de mayo, el mismo día que escaparon de la cárcel de Bilwi. Y de lo que no hay dudas es de que lo hicieron por la vía marítima a bordo de una lancha rápida que los esperaba en la playa.
EL NUEVO DIARIO conoció que la noche de la fuga, un agente policial cuya identidad no fue revelada, se tomó la molestia de llevar café a los dos guardas del penal, acto poco común.
Existen fuertes sospechas de que el café haya ido acompañado de alguna sustancia que provocara sueño a los guardas, y permitiera el acceso al penal de personas ajenas a él, para la liberación de los narcotraficantes
El vocero de la Policía de Puerto Cabezas, capitán Celestino Aguirre, expresó que existían medidas de seguridad y de control interno sobre el manejo de las llaves de las celdas, las que en horas de la noche no permanecen en manos de los guardas.
Por esa razón se investiga si las llaves salieron desde el puesto de mando hasta las celdas, o bien esa noche la llave no fue depositada en el lugar determinado.
De última hora se conoció que otros dos agentes fueron detenidos y se ha procedido a investigarlos por supuestos vínculos con la fuga de estos dos miembros de la mafia internacional. Con éstos ya son cuatro los detenidos, además de los guardas Tony Macelmo y José Salmerón.
En los próximos días, una vez que concluyan las investigaciones, la Policía tiene prevista la rotación de todo el personal del área de control de detenidos, lo que según el capitán Aguirre ya estaba en planes, y con esta situación viene a ser más urgente.