Nacional

Vuelven los estudiantes y hasta toman un rehén


Melvin Martínez

Se terminó la tregua y con ella la tranquilidad que por algunos días respiraron los capitalinos. Ayer, los enfrentamientos entre los estudiantes universitarios y brigadas antimotines de la Policía Nacional se reanudaron, luego de que los transportistas hicieron caso omiso a la propuesta de los universitarios de no continuar con sus protestas, a cambio de que ellos desistieran de seguir cobrando el alza ilegal en el precio del pasaje del transporte urbano.
“Los buseros nos siguieron cobrando tres córdobas y eso no lo vamos a seguir permitiendo, que se preparen para lo que les viene”, advirtió uno de los dirigentes estudiantiles de la Universidad Nacional de Ingeniería.
Toman un rehén
Fue precisamente en esta Alma Máter donde se dio el primer foco de violencia desde tempranas horas de la mañana. Luego de varias horas de “fuego cruzado” --morteros por un lado y gases lacrimógenos por el otro--, los estudiantes de la UNI tomaron como rehén durante cuatro horas al policía de las brigadas especiales, Jorge Lazo, luego de que éste, supuestamente, entró vestido de civil al centro de estudios.
Al final, por la oportuna mediación del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, el oficial fue puesto en libertad, a cambio de que se mejoraran las condiciones de nueve estudiantes detenidos durante los enfrentamientos.
Inicialmente los universitarios exigían a la Policía Nacional que liberara a los estudiantes capturados durante las protestas, a cambio de poner en libertad al oficial. A la dirigencia estudiantil se le fue de la mano el control del resto de estudiantes, quienes intentaron, infructuosamente, impedir la salida del oficial.
Los dirigentes estudiantiles y el rector de la UNI, Aldo Urbina, se reunieron con miembros del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, en la Rectoría de la universidad.
El abogado del Cenidh, Bayardo Izabá, medió durante varias horas, y al final la dirigencia estudiantil decidió dejar libre al oficial retenido.
El jefe de la Policía de Managua, Carlos Bendaña, aseguró que no accederían a ningún tipo de presión por parte de los estudiantes, pero al final cedió a la petición de los universitarios para garantizar la seguridad de Lazo.
Bendaña: Nada que negociar
“No se trata de una guerra para intercambiar un rehén por otro”, dijo Bendaña, quien hacía un llamado a la “cordura” a los universitarios. La Policía capturó en los enfrentamientos a nueve estudiantes, que se suman a otra veintena detenidos capturados la semana pasada. Al final, los estudiantes fueron liberados.
Los estudiantes anunciaron que continuarán sus protestas hoy, y seguirán hasta que los transportistas desistan de seguir cobrando los tres córdobas en el precio del pasaje.