Nacional

Les salió “barato” asesinar a Polanco

* Familia indignada acusa a la judicial de “estar al lado” de los acusados * Viuda reta a Policía, desafía a William Calderón, y grita que a ella “no la va a intimidar como hacía con su marido”

Lizbeth García

La viuda y los hijos de Jerónimo Polanco Jarquín patentizaron su indignación por la sentencia de 18 años de presidio que la juez Cuarto Penal de Audiencias, Marta Lorena Martínez, les impuso a Byron Leonel Centeno y Lenín Alberto Calderón, en medio de la oscurana que ayer había en el Juzgado por los cortes de energía.
“Estoy inconforme, porque en ningún momento ella debería ponerse al lado de los asesinos, ya que desde un inicio actuó mal. Esto no es así. Tiene que haber justicia, y yo les pido justicia a todas las autoridades y a la Fiscalía, porque yo fui a poner una denuncia contra (William) Calderón, pero esa denuncia no la han presentado aquí y no sé qué pasa”, dijo Victoria Ríos Cundano, quien esperaba una pena de 30 años de presidio para los indiciados.
“Humanismo” del Código
Pero la juez ripostó diciendo que ella no está del lado de nadie. “No hay que perder de vista que el carácter del Derecho Procesal Penal es meramente humanista. Por favor… Yo no tengo por qué defender a nadie”, apuntó.
Explicó que a la hora de dictar sentencia, valoró el hecho de que “los reos no son reincidentes (son primarios), son seres humanos jóvenes, y si bien es cierto atentaron contra un bien jurídico protegido como es la vida, que es tan preciado e inherente a todo ser humano, dieciocho años son dieciocho años, y para un individuo joven… yo creo que (la sentencia) está en el promedio: no es la máxima ni la mínima”.
Pero la viuda insistió en descalificar la sentencia diciendo que después de dos meses de juicio, todo fue “un jueguito de aquí para allá que no quedó en nada, porque lo que yo quería era juicio y no una audiencia (de aceptación de hechos) porque aquí debe haber más gente implicada en esto”.
William Arceda Polanco también se declaró inconforme con la sentencia para los asesinos de su padre, para quien la Fiscalía solicitó una pena de 25 años de presidio con base en cuatro agravantes y un atenuante. Ayer la fiscal Patricia Díaz dijo que el Ministerio Público mantiene su posición, por lo que no se descarta una apelación.
Y es que ni los mismos abogados de los acusados quedaron conformes con la sentencia, que sólo dejó satisfecha a la juez. Al aceptar los cargos, los acusados apostaron a una pena mínima de 15 años de presidio.
“No estamos inconformes, pero sí creemos que de acuerdo con los antecedentes de casos similares, y de conformidad al espíritu del CPP (Código Procesal Penal), permite que ellos tengan opción a la pena mínima”, apuntó Aarón Benavides, abogado de Lenín Alberto Calderón.
Pese a todo, la defensa reconoció que la sentencia de la juez está balanceada, sin embargo, dijo como abogado debía buscar la mínima, porque para eso le pagan.
Salieron muy contentos
Pero al margen de las inconformidades de las partes en juicio, el caso es que Centeno y Calderón, de 22 y 21 años, salieron muy tranquilos del Juzgado después que les notificaron la sentencia que de cierta forma les favorece, porque cuando salgan de la cárcel, el 31 de mayo de 2024, estarán jóvenes aún: tendrán 40 y 39 años respectivamente.
Vale decir que los condenados a presidio no tienen derecho a ningún beneficio, incluyendo el que les permite a los reos a que se les contabilicen dos días de pena por cada uno trabajado.
Finalmente, la viuda retó a la Policía a investigar a fondo la relación que existe entre Calderón, padre de Lenín Alberto, y el comisionado que se vio involucrado en el crimen, porque fue su chofer-escolta, Byron Leonel Centeno, quien con su propia arma le propinó cuatro balazos a Jerónimo Polanco el 28 de marzo de este año, en horas de la noche.
Vuelve contra William Calderón
“A mí no me va a presionar. Presionaba a mi marido porque él se dejaba y le aceptaba que era comisionado, y no era nada. A mí nadie me amenaza y no le tengo miedo a nadie. A él lo amenazaba diciéndole que si no le daba dinero le iba a cerrar el negocio”, dijo Ríos Cundano cuando se le preguntó si no ha tenido presiones por parte de William Calderón, a raíz de la denuncia que ella misma hizo en el Juzgado hace algunos días, cuando lo señaló como la persona que supuestamente recibió 15 mil dólares por la muerte de Polanco.
La Fiscalía ha insistido en decir que la investigación sigue su curso, y cuando haya elementos, acusarán, a diferencia de la Policía que no ha dicho “esta boca es mía”, pese a que la viuda recurrió a Asuntos Internos.