Nacional

Triste muerte de migrante nica

Triste muerte de migrante nica en México * Buscaba “el sueño americano” y hoy se lucha por darle sepultura en su patria * Pierna se le infestó, y luego le pusieron una sangre que no era de su tipo, en medio de un increíble desprecio por la vida de un ser humano * Familia angustiada sólo recibía las comunicaciones de un sacerdote que actuaba de buen samaritano, y al final un escueto mensaje: Hace media hora murió

Marianela Flores

LEÓN -Las aspiraciones por salir adelante económicamente y brindar a su familia un futuro mejor, llevaron a un nicaragüense más a dejar su patria en busca del sueño americano, no obstante encontró la muerte en México después de sufrir un accidente en el llamado “Tren de la muerte”.
Orlando Pérez Granados, de 38 años, salió de su casa rumbo a Estados Unidos el nueve de mayo junto a otros cuatro vecinos del municipio de Malpaisillo, donde habitaba con su esposa, padres y tres hijos.
“Su ilusión era mandar dinero para que la niña siguiera estudiando en la Universidad y empezar a construir una casa, ya que alquilamos. Aquí apenas ganaba para la comida”, sostuvo su compañera de vida Martha Vázquez.
Tragedia en “tren de la muerte”
En el estado de Oaxaca, México, abordó un tren que con frecuencia traslada indocumentados. En una curva el conductor perdió el control y el vagón donde viajaba se descarriló.
Uno de sus compañeros logró liberarlo de una viga en donde tenía su mano prensada, pero la parte inferior de la pierna estaba gravemente lesionada.
“Lo llevé a unos 500 metros donde estaban Migración, las ambulancias y la Policía, y lo llevaron a un hospital. Me decía que no lo dejara en medio de la montaña y nos fuimos con él”, recordó Denis Alberto Hernández Balmaceda.
Le amputan pierna y envían a compañeros de regreso
Dada la gravedad le amputaron la pierna, y tras una infección volvió a entrar a quirófano.
Gracias al sacerdote Alejandro Solalino, de la Comisión Humana Diocesana Teguathepec, mantuvo comunicación con su esposa vía telefónica sobre su estado. Sus compañeros fueron obligados a regresar a Nicaragua debido a la ilegalidad de su estadía en el país. Uno de ellos exigió que lo dejaran cuidar “a su amigo” y logró quedarse dos días más.
“Cuando nos regresamos pidió que le contáramos todo a su familia, pero nosotros fuimos testigos del maltrato en el centro hospitalario. Estaba con dolor y no le brindaron ningún calmante, cómo éramos indocumentados nos trataron muy mal”, refirió Bismarck Castellón Chavarría.
Última comunicación y una mala noticia
La esposa reveló que el sacerdote tuvo intenciones de cambiarlo de hospital porque se había infectado, pero no fue autorizado.
El pasado lunes logró comunicarse con su marido, a quién percibió contento porque pronto iba a regresar. “No lo había escuchado reír y sentí que ya no estaba tan deprimido. Me dijo que necesitaba sangre para una transfusión. Fue la última vez que lo oí”.
El treinta de mayo el sacerdote le comunicó que estaba muy grave producto de una transfusión de sangre que le realizaron y que no correspondía con su tipo. La esposa indicó que llamó a la Embajada nicaragüense en México pidiendo apoyo, pero jamás devolvieron la comunicación, pese al compromiso de indagar sobre el asunto.
A las diez y media de ese mismo día llamó al Hospital Civil Macedonia “Benito Fuentes”, en Juchitón, Oaxaca, y después de tanta insistencia le dieron la noticia fatal: “El señor falleció hace media hora”. No hubo más explicación.
Piden a autoridades trasladar el cuerpo
La familia solicita a las autoridades nicaragüenses gestionen el traslado del cuerpo del compatriota, que fue enviado a una funeraria en México.
“Necesitamos enterrarlo en su tierra, queremos verlo por última vez. Solicitamos a la Cancillería que nos ayude, es un nicaragüense que merece descansar en su país aunque no le garantizaron una vida digna”, refirió Martha Vázquez
Además, exigen que empiecen una investigación sobre la asistencia que recibió en el centro hospitalario y los motivos de la muerte, que aún no están claros.
Desde el treinta de mayo, vecinos y amigos se congregaron en la casa a solidarizarse con los familiares, que ni siquiera cuentan con suficientes recursos para viajar a Managua a realizar gestiones para la repatriación de los restos.
Explicación de Cancillería
El director de Prensa de la Dirección Consular de la Cancillería, Oscar García, declaró que ellos le comunicaron el suceso a la familia de Orlando Pérez Granados, y le explicaron a la viuda, Martha Velásquez, que tendrá que trasladarse a México para que le entreguen el cuerpo de su esposo.
En ese caso, “la Cancillería le está dando todo el apoyo necesario a la familia de Pérez, gestionándole el pasaporte y la visa a la viuda, para que el cuerpo sea trasladado lo más pronto posible a Nicaragua”, comentó García.
Sobre los detalles de la muerte, el licenciado García dijo que esperan un informe de Medicina Legal que enviarán de México, el cual puede tardar mucho tiempo en llegar, porque tienen que hacer una autopsia al cuerpo.

(Con la colaboración de Leonor Álvarez)