Nacional

Trabajo agobia a la niñez empobrecida

* La cotidiana preocupación del pequeño Edwin: recoger plástico * Ministerio del Trabajo y OIT reconocen drama y reportan avances

Tania Sirias

Este primero de junio se celebrará en nuestro país El Día del Niño, pero muchísimos de ellos ni cuenta se darán en Nicaragua. Edwin Pichardo tiene once años, y su meta de cada día es recoger la mayor cantidad de plástico y aluminio para llevar algo de comida a su casa. Desde los ocho años, Edwin trabaja como otros tantos y tantos chavalos en el basurero capitalino de “La Chureca”.
Su día empieza sin gloria y con mucha pena a las cinco de la mañana. Mientras muchos niños todavía duermen en Managua, Edwin se levanta oscuro a tomarse un pocillo de café, y si tiene suerte, también habrá un poquito de arroz y frijoles en la mesa. Llegó hasta segundo grado de primaria, pero sabe leer y escribir su nombre, según dijo entre sonrisas. Él, al igual que otros niños, fue retirado del sistema escolar.
Edwin espera que lleguen los camiones recolectores de basura. Con su saco en un brazo y una vara en el otro, va separando los desperdicios que puedan servirle. “Nos pagan un córdoba por cada kilo de plástico o de aluminio. Con mi papá logramos reunir al día 25 córdobas. Nos vamos a la casa a las tres de la tarde”, dijo Edwin.
Se ha disminuido el trabajo infantil
Según el informe mundial de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el año pasado 250 millones de niños trabajaban en el mundo. A la fecha sólo lo hacen 218 millones de niños, reduciéndose la cantidad en un 11%. En Latinoamérica, la rebaja en el número de niños trabajadores fue de un 15%. “Sin embargo, no se puede bajar la guardia, ya que todavía hay grandes retos para la erradicación del trabajo infantil”, dijo el Ministro del Trabajo, Virgilio Gurdián.
Además, indicó que desde la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, (Cnepti), se ha venido trabajando con empresarios, sindicatos, instituciones de gobierno, ONG y organismos de cooperación internacional, con el fin de acabar con el trabajo infantil. Uno de los retos del milenio es que para el año 2115 no exista trabajo infantil en el mundo.
Gurdián aseveró que se debe seguir luchando por instaurar en el país una cultura de respeto a los derechos humanos de la niñez y la adolescencia, creando una cultura de justicia social.
63% de casos en el campo
Berta Rosa Guerra, del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil OIT-IPEC, comentó que el 63% del trabajo infantil está en el campo. “Es allí están algunos de los trabajos más peligrosos, todos los que tienen que ver con el contacto de agroquímicos y pesticidas.”
Agregó que “el Ministerio de Salud ha desarrollado un papel muy importante, ya que ha incluido en sus estadísticas las muertes de los niños y adolescentes por el trabajo que realizan. Estos niños son los que están fuera del sistema escolar, donde las niñas, a pesar de que al principio van a la escuela, a los 13 años tienen que retirarse para cuidar a los hermanos menores e ir aprendiendo las labores domésticas”.
La OIT destacó la importancia de los 23 programas de acción que se trabajan en conjunto para la erradicación del trabajo infantil. A través de éstos se retiró a 18,000 niños del trabajo, además, que se ha evitado que 50 mil niños se incorporen al trabajo a temprana edad.
Guerra recalcó como un logro que el tema del trabajo infantil esté incorporado en el Plan Nacional de Desarrollo como un problema urgente a resolver. “Todos los programas de acción nuestros han sido dirigidos a las peores formas de trabajo, como es el trabajo en las minas, buzos, el sector de pesca y otras actividades agrícolas”, dijo la funcionaria de la OIT.
Otros avances
Asimismo, expresó que otro avance fue la inclusión de los delitos sexuales en el nuevo Código Penal, ya que la explotación comercial sexual, es una de las peores formas de aprovechamiento infantil. También considera como un avance la adecuación del título VII del Código Laboral al trabajo doméstico de adolescentes.
“La Cámara de Mineros se comprometió a erradicar el trabajo infantil en ese sector de la economía. Otros sectores que también están haciendo sus esfuerzos son los cafetaleros y los empresarios pesqueros, que están preocupados por la niñez nicaragüense”, dijo Guerra.
Por su parte, el ministro Gurdián afirmó que su dependencia ha realizado acciones concretas como la incorporación a la escuela de más de 400 niños de La Chureca. En Jalapa, en el sector tabaco, se ha desplazado a 50 niños hacia las escuelas, además de los niños que trabajan en las minas de piedrín. “Hemos tenidos éxitos y los veremos plasmados en la encuesta de hogares que saldrá en los próximos meses”, indicó el titular el Mitrab.
La funcionaria de OIT, por su parte, destacó que muchos países están haciendo grandes esfuerzos para erradicar este problema, pero no se cuenta con el apoyo financiero para hacerle frente. Mientras tanto Marlon, otro de los niños de La Chureca, seguirá trabajando de sol a sol, y hurgando entre los desperdicios mientras ruega encontrar algo que comer.