Nacional

“Salvación” la compran en dólares

* Denuncia que la Iglesia Evangélica enfrenta su mayor peligro, y que ahora tiene pastores en busca de la opulencia, convirtiendo a sus ovejas en mercancía * Se especializan en pedir para todo, el principal líder es César Castellanos de Colombia * Son conocidos en América Latina como el Gobierno de los 12

Edwin Sánchez

El doctor Georgi Abdo, predicador del Ministerio Cristo Rompe las Cadena, dijo desde Miami que en la actualidad la Iglesia Evangélica en Latinoamérica experimenta la filtración de individuos que operan como capos de la religión, cuyo único fin es la avaricia, y que de entrada le ponen remiendos al sacrificio de Cristo en el Calvario.
Para obtener la verdadera salvación es necesario pasar por todo un proceso que incluye hasta un retiro de tres días, no sin antes haber pasado por un pre encuentro, el encuentro y un pos encuentro, ofrecen sus opulentos “profetas”.
A este tipo de “verdadera liberación” debe ir todo mundo, no sin antes haber pagado determinada cantidad en dólares, que varía según los países, no importa que haya sido evangélico de toda la vida, “porque hay pecados y maldiciones ocultas desde la infancia”, señalan.
Ese pasado hay que sacarlo a través de un método de regresión hasta la infancia, que sus críticos denominan lavado de cerebro, y otros lo califican de hipnotismo. Con todo, es una técnica renovada por el fundador de la diabética, Ronald Hubbar, pieza clave del movimiento de la Nueva Era, pero presentada por César Castellanos y su esposa Claudia como un método novedoso para limpiar todos los escondrijos del alma de sus ovejas. De paso, la señora Castellanos obtuvo recientemente una curul en las elecciones de Colombia.
“Son los ‘capos de la fe’, es duro el término, pero están perjudicando a la Iglesia Cristiana y aprovechándose de la ignorancia espiritual de los hermanos. Ellos crecen aceleradamente y obtienen enormes fortunas gracias a esta herejía”, denunció Abdo, vía telefónica, quien aseguró no tener nada personal contra sus fundadores, aunque sí dijo que no podía quedarse callado cuando se está teniendo en muy poco la sangre de Jesús derramada en el Calvario. “Si nosotros callamos, las piedras hablarán”, sentenció.
Abdo, quien tiene programas en las emisoras locales Ondas de Luz y Radio Rica, a las 8:30 am y al medio día, respectivamente, dijo que este movimiento --conocido popularmente como G 12 o Gobierno de los 12-- es de la organización colombiana “Misión Carismática Internacional”.
“Ya ha causado mucho daño, porque desestabiliza los verdaderos fundamentos cristianos, debido a que se funda en doctrinas de hombres. Ahora hay muchas iglesias a nivel de muchos países que se han dividido”, informó.
Expresó que ellos no permiten, cuando este movimiento entra a sus iglesias, que se predique la Biblia como está escrita, sino que extraen las cosas como ellos quieren. Si no es así, hacen la guerra a las personas.
Si es así el comportamiento, ¿por qué tanta influencia entre pastores y fieles?
Hay una razón material. Es un movimiento que se multiplica de 12 en 12, tiene un crecimiento numérico, pero no espiritual. Obtienen grandes beneficios, sacan dinero de los encuentros, sacan dinero del material que venden, sacan dinero al tener un mayor número de gente.
Yo oí el comentario de pastores, en las células que hacen, donde recolectan miles de miles de dólares. Esto en los Estados Unidos, porque en esos grupos piden ofrendas, dinero, entonces es un gran negocio. Por eso muchos pastores se pliegan a este movimiento, porque no tienen principios ni amor por la doctrina de Jesucristo, sino que están por amor al dinero.
El pastor Castellanos, líder de este movimiento, dijo que es una manifestación del Espíritu Santo y que iba a partir la historia de la iglesia cristiana en el mundo, no sólo en Colombia, de dónde es él.
Yo digo que la Biblia ya está escrita, y lo que Dios estableció ya está dicho. Si alguien sale conque va a hacer una revelación nueva que hará cosas tremendas, la misma Biblia dice que si viene hasta un ángel del cielo con otro evangelio del que ya se haya escrito, sea anatema. La salvación es por la sangre de Cristo derramada en la cruz del Calvario, la liberación es a través de Cristo. Dios lo dejó escrito hace dos mil años, por los apóstoles. Este hombre de Colombia pretende tomar el lugar de Cristo.
Se habla de varios métodos de sanación, liberación y llenura del Espíritu Santo. Que hay maldiciones que entraron en la niñez, pecados cometidos deliberadamente.
Cuando aceptamos a Cristo, en el momento que lo aceptamos, no importa lo que hubo en nuestra niñez, en nuestra vida, somos perdonados. En Gálatas 3, versículo 13, dice que Cristo nos redimió de la maldición de la ley. El fue hecho por nosotros maldición, porque como dicen las Escrituras, “maldito el que es colgado en un madero”. En Cristo, la bendición de Abraham pasa a los gentiles, que somos nosotros. No necesitamos remiendos de encuentros ni reencuentros. No necesitamos pagar nada. Cristo lo pagó todo en el Gólgota. El que demanda dinero, lo que quiere es su propia salvación económica a costa del hermano o hermana ingenua.
En la página de esta organización en la red, se venden sus materiales de 15 a más dólares, libros caros donde se asegura “es la herramienta que Dios ha dado a sus hijos para traer el avivamiento a este mundo, quizás el último y más grande de la historia. Dios ha estado preparando a su iglesia por siglos para este momento”.
Él está quitando a Dios de en medio. Él (Castellanos) nos es nadie. Es un antiguo católico que tiene una visión carismática, que dirige un movimiento que enseña un montón de falsedades, siendo la primera esto de las maldiciones; la segunda es que hay que confesar pecados del pasado, cuando la Biblia dice que si uno confiesa sus pecados, la sangre de Jesucristo te limpia de todo pecado. Si Dios se olvida de tus pecados, ¿cómo tú vas a recordar los pecados pasados, si Cristo ya te limpió con su sangre?
¿Por qué Castellanos pone en duda la eficacia del sacrificio de Cristo en el Gólgota, y que se debe pasar en pre encuentros, encuentros y pos encuentros, para ser verdaderamente salvos?
Ahí es herejía. Es cuando se cumple lo que dice Hebreos 10: “Hacer afrenta al espíritu de gracia y pisar la sangre de Jesucristo”. Es como los judíos cuando hacían ciertos rituales, ellos pensaban que no era suficiente la sangre de Jesucristo para limpiar pecado y por eso hacían otros rituales para reforzar la preciosa sangre derramada de Nuestro Señor y pudieran limpiar los pecados. En Hebreos dice: “Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu Eterno se ofreció a sí mismo sin mancha y limpiará vuestras conciencia de obras muertas para que sirváis al Dios vivo”.
Ellos recuerdan los pecados pasados, y Hebreos 8:12 dice que “seré propicio a sus injusticias y NUNCA MÁS ME ACORDARÉ de sus pecados e iniquidades”. Por tanto, ¿cómo yo voy a estar confesando pecados de que cuando yo era niño, que si tal cosa, si la sangre de Cristo me limpia?
¿Qué se esconde detrás de todo esto?
“Hubo también falsos profetas”, dice Segunda de Pedro, “como habrá dentro de vosotros falsos maestros que introducirán encubiertamente herejías destructoras que aun negarán al Señor que los rescató, y muchos le seguirán sus disoluciones por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado. Y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas”. Lo que está detrás de todo esto está encerrado en esta palabra: Avaricia.
¿Estamos ante los capos de la fe?
Yo puedo decir que estamos delante de hombres pervertidos en la fe, hombres herejes, como han existido siempre en la historia, que lo que buscan es una ganancia deshonesta del evangelio. No predican a Cristo por amor, no predican la Palabra de Dios como está escrita, tienen en poco el sacrificio de Cristo en la cruz. San Pablo decía que muchos buscan lo suyo y no lo de Cristo.
Hay capos en la mafia y también en la religión, gente que lo que quiere tener es un imperio, tristemente. La palabra suena muy dura, pero son parecidos a los capos.