Nacional

Policía tica dejó morir a Natividad

* Concluyen que hasta la acción de los bomberos facilitó labor de efectivos * Envían documentación a fiscal de Cartago, pero está en veremos si encontrará méritos para elevar el caso a juicio

Después de tres meses y unos días de haberse efectuado la reconstrucción de la muerte atroz del nicaragüense Natividad Canda, en un taller de la Lima de Cartago, peritos judiciales comenzaron a entregar al fiscal del caso los resultados, los cuales confirman que los efectivos policiales que asistieron el 10 de noviembre pudieron disparar a los rottweilers que devoraban a Canda, sin herirlo.
Por otra parte, el informe del perito judicial, Gustavo Castillo, concluye que la actuación de los bomberos fue acorde con la situación que se presentaba, es decir, que los chorros de agua y las luces aplicadas facilitaron la labor de los policías.
El documento ya fue enviado al fiscal adjunto de Cartago, Julián Martínez, sin embargo, no se conoce su reacción, ni si tomará más tiempo para decir si existen o no los méritos para elevar el caso a juicio; esto porque ya se vencieron los primeros seis meses que establece la ley para este proceso, pero ésta lo faculta para tomarse otros seis meses.
El informe perital se sustenta en el vídeo grabado la noche de la tragedia, fotos de las escenas, testigos y los elementos recabados durante la reconstrucción. Éste señala que hubo “posibilidad real y efectiva” para que los efectivos policiales dispararan a los perros “sin impactar al ofendido”.
Informe coincide con el de OIJ
Las conclusiones del perito coinciden plenamente con el informe que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) brindó en la segunda semana de enero. En el informe del OIJ se indicó que al menos en dos ocasiones, los policías que acudieron a la escena pudieron intervenir para socorrer con más prontitud a Natividad.
En su momento, el subdirector del OIJ, Francisco Segura, declaró: “Se determinó que los oficiales tuvieron la oportunidad de disparar en dos ocasiones y no lo hicieron. Será ahora la Fiscalía la que determine, en base a la investigación, si hubo negligencia o no. La Policía llega a la conclusión de que sí existieron oportunidades desde el punto de vista policial para eliminar a los perros y rescatar a la persona”.
“No hay excusas”, dice abogado
Consultado el abogado de Juana Francisca Mairena (mamá de Canda), dijo que con este informe “ya no existen excusas” para que se eleve a juicio, debido a que se demuestra “que hubo negligencia y omisión de responsabilidad de los agentes policiales”, pero que también debe incluirse al dueño de los perros y al guarda que cuidaba el taller.
“Esperaremos a que la Fiscalía se pronuncie, pero lo importante es que todas las pesquisas apuntan a que nuestras premisas iniciales están sustentadas, es decir, todos esos elementos conllevan a tipificar un delito. Después daremos paso directo a la demanda contra el Estado de Costa Rica (policías), guarda, y el dueño de los rottweilers”, sostuvo.
Policías mienten, y vídeo los delata
Sin embargo, esa demanda resarcitoria en el caso del guarda y el jefe de seguridad, podría afectarse porque el perito determinó que a pesar que había la posibilidad de que dispararan, la poca visibilidad era un obstáculo, por lo que era “contraproducente” disparar.
Se añade en el informe del perito judicial, que las versiones declaradas por los policías no son congruentes, porque ellos aducen que los perros estuvieron todo el tiempo cerca de Canda, pero que el vídeo grabado, refleja que hubo momentos de separación, instantes en los que estima el judicial, pudieron disparar a los animales.
“Si consideramos como efectiva la posición en que el chorro de agua cae, tal y como se aprecia en las fotos y que ahí estaban los perros, se puede distinguir fácilmente que es el momento más favorable para haber disparado a los perros sin haber puesto en peligro al ofendido, ni al guarda, que casi siempre es ubicado cerca del ofendido en los planos. Esos disparos pudieron haber sido ejecutados, de haberse efectuado, por alguno de los dos miembros de la patrulla que estaban al lado derecho de la misma, hacia donde cae el chorro, con la ventaja de que sí se contaba con la iluminación de los reflectores de la unidad de bomberos, reza el informe del perito judicial, Gustavo Castillo.
leonelmen@gmail.com