Nacional

Los subsidios promueven ineficiencia y corrupción


Melvin Martínez

El ex director de Transporte Terrestre del MTI y consultor independiente, Hugo Vélez Astacio, afirmó que los subsidios otorgados a los transportistas promueven corrupción e ineficiencia dentro de ese gremio.
Vélez, quien además fue director de Enabus y en la actualidad presta servicio de asesoría en transporte, indicó que los transportistas no han hecho nada por mejorar la calidad del servicio a los usuarios y, por el contrario, ha empeorado desde unos años atrás hasta la fecha.
“Es una lástima que se pretenda institucionalizar la solución al tema del transporte por la vía del subsidio, ya que eso es dar pasos atrás a un asunto que fue superado en el gobierno de doña Violeta, los subsidios provocan ineficiencia, corrupción, atraso, provoca mal servicio”, subrayó Vélez.
A pesar de que a los transportistas les fue aprobado un nuevo subsidio de 36 millones de córdobas, éstos siguen “sangrando” a la población con el cobro de tres córdobas en el precio del pasaje y, además, con el 50 por ciento de las unidades funcionando en las calles.
“Ellos aducen que tienen problemas de costos operacionales, cuando la verdadera solución del problema no la tiene ni la alcaldía, ni el gobierno, ni se va a resolver con subsidios. La verdadera solución está en manos de los transportistas, cuando mejoren la calidad del servicio”, agregó.
Los dirigentes del transporte acordaron seguir prestando el servicio de transporte urbano en la capital, pero sólo pondrán a circular el 50 por ciento de las unidades, para reforzar la vigilancia dentro de los buses, y así evitar hechos de violencia como los sucedidos en las últimas semanas, cuando cuatro autobuses resultaron quemados.
Indicó que con el hecho de que los transportistas no bajen la tarifa, aduciendo que el subsidio corresponde a meses pasados, dan un claro mensaje de pedir adelantado otros subsidios, “como sí enero y febrero los trabajaron completos. Es una estafa que le hicieron al Estado, todas las instituciones se están prestando al juego”.
“Es una lástima que se quiera solucionar el problema del transporte por medio de decisiones políticas de un problema técnico”, subrayó el especialista en el tema.
Agregó que el problema de los empresarios es que no se han puesto a tono con el cambio de los tiempos, que es a través de la calidad; en vez de preocuparse por mejorar la calidad, la han disminuido egoístamente en función de satisfacer sus intereses económicos.