Nacional

Saqueo Alemán-Aguado del INSS sigue impune

* Investigación duerme en la Dirección de Auxilio Judicial, y Procuraduría ha dejado pasar los años sin hacer nada

Eloisa Ibarra

El gobierno de Enrique Bolaños no ha hecho mayor cosa por llegar a fondo en el saqueo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), aunque el Presidente discursea diciendo que su antecesor, Arnoldo Alemán, dejó hecha escombros la institución, sobre la sangre de los asegurados y pensionados.
Han pasado casi tres años, desde que las autoridades del INSS y la Procuraduría General de la República (PGR) conocieron los resultados de una auditoría que refleja el saqueo de más de 150 millones de córdobas por parte de Alemán, sus familiares y el ex presidente de la institución, Martín Aguado, prófugo de la justicia.
Casi dos años atrás, la Procuraduría Penal denunció el caso ante la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) de la Policía Nacional, pero ahí las cosas no han avanzado mucho, según una fuente de esa institución, por influencia de un alto funcionario de Gobernación, amigo de Aguado.
Aguado, según esa auditoría, contrató a 32 asesores fantasmas, a quienes les inventó cargos en las áreas legales y de inversión, y a quienes se les pagaban salarios fuera del rango establecido en la Dirección de Recursos Humanos, sólo por llegar a retirar el cheque de pago una vez al mes.
En tiempos de Aguado, el INSS le pagaba jugosos salarios a empleados de la Presidencia, allegados de Alemán, eso, más los empleos fantasmas, según la auditoría, provocó un perjuicio mayor a los 17 millones de córdobas, sólo en esos rubros.
El manoseo de Aguado con los recursos del INSS no se detuvo ahí, pues transfirió el 50 por ciento de los fondos al Sistema Financiero Nacional, y el otro 50 por ciento los convirtió en instrumentos con el gobierno, tal es el caso de un Certificado de Depósito No Negociable de 9 millones de dólares, transferido al Ministerio de Hacienda para pagar la privatización de la mina “Rosario Minning Company”.
La deuda se deriva de la compra de un bono de 9 millones de dólares, emitido por el gobierno de Violeta Barrios de Chamorro en 1993 a favor de “Rosario Minning Company”, como pago por la confiscación de la mina, y luego lo obtiene el INSS, teniendo de por medio una enorme coima a favor de Alemán, Byron Jerez y Aguado.
Los detalles de la “Rosario Minning Company”
La “Rosario Minning Company” reclama 70 millones de dólares en efectivo, y mediante negociaciones se baja hasta 21 millones de dólares, según el ex ministro de Finanzas, Emilio Pereira, quien luego de salir del Estado, fue asesor de la compañía Platinum Advisor.
Esta empresa no quería tener papeles del gobierno, y ofreció a varios bancos el bono de 9 millones, hasta que en 1998 fue vendido a la compañía Platinum Advisor LTD, en ese momento el bono tenía acumulado más de 10 millones de dólares por los intereses, y el Seguro Social lo compra a siete millones, 50 mil dólares, dos millones menos.
En 1998, el INSS, por orden de Aguado, abre una cuenta en el Banco Alemán Platina de Panamá por nueve millones de dólares en concepto de compra de depósito emitido por el gobierno de Nicaragua a favor de la “Rosario Minning Company”.
Ese mismo día, de esa cuenta Aguado hizo una transferencia por la suma de siete millones 50 mil dólares a otra cuenta, donde el beneficiario es el Platinum Advisor.
Pereira, declaró años atrás, que los de la “Rosario Minning” se conformaban con cinco millones de dólares, y lo que Platinum consiguiera arriba de eso les quedaba en concesiones.
De ese dinero, Aguado recibió 75 mil dólares, Jerez, a través de su sociedad, Asesores Financieros S.A.(Asefinsa) recibe 617 mil dólares, y Juan Bautista Sacasa otra suma en dólares.