Nacional

Violencia estudiantil fue un desahogo

* Conductas agresivas se ven como algo natural, y esto ya es muy peligroso, señala Gioconda Cajina

La violencia desplegada por los estudiantes de secundaria en protesta por el alza en la tarifa del transporte es un desahogo ante un sistema que quiere negar el acceso a la educación, expresó la doctora Gioconda Cajina, especialista en salud mental.
“A las acciones de los jóvenes se les puede llamar un ‘encauzamiento de energía’, pues no aceptan el sistema oprimente que les corta el derecho a la educación”, sostuvo. Para la especialista, la violencia de los jóvenes no es más que la reproducción de un patrón ya común en los adultos, que manifiestan la violencia tanto verbal y física y, de repente, se está viendo como algo natural, lo que es muy peligroso, advirtió.
No obstante, dijo que desaprueba los métodos violentos utilizados, como el uso de morteros y la quema de autobuses, pues es “una irresponsabilidad que pone en riesgo a otras personas”.
“Seríamos inconscientes si creemos que los muchachos no se sienten afectados por el incremento en el precio del transporte.
El hecho de que estén defendiendo sus derechos es algo que deberíamos aplaudir, pero no hay duda que los jóvenes necesitan ser mejor orientados”, agregó. Cajina considera que los estudiantes de secundaria deberían ser beneficiados con un subsidio en el precio del transporte con la entrega de bonos, o bien la portación de un carné especial para abordar las rutas. Aseguró que un aspecto importante es la ausencia de las mujeres dentro de las luchas, a pesar de que representan más del 60 por ciento de los estudiantes de secundaria y universidades.