Nacional

Terremoto sacude a Indonesia

Aproximadamente 3.000 personas han muerto a causa del terremoto que sacudió hoy a Indonesia Las autoridades consideran que la cifra puede subir, dado que se desconoce el número de personas atrapadas bajo las viviendas destruidas

Aproximadamente tres mil personas han muerto a causa del terremoto de 6,2 grados en la escala de Richter que sacudió hoy la isla de Java, la más poblada de Indonesia, y tuvo su epicentro junto a la ciudad de Yogyakarta, según datos todavía provisionales.
Al caer la noche en la región, y más de quince horas después de registrarse el temblor de tierra -que tuvo lugar poco antes de las 6 de la mañana hora local, la cifra oficial de víctimas mortales era de 2.988 personas y miles de heridos.
La Unidad de Desastres regional indicó que la zona con más víctimas mortales es la provincia de Yogyakarta, donde se contabilizan 2.473 muertos, de los cuáles más de 2.000 en la ciudad de Bantul, seguido del distrito de Klanten, donde se han contabilizado 522 víctimas mortales, según el diario digital "Detikcom".
Yogyakarta, uno de los principales centros turísticos de Indonesia por los famosos templos budistas de Borobudur y el volcán Merapi, que desde hace semanas expulsa gases y cenizas, se encuentra a unos 400 kilómetros al sureste de Yakarta y a 25 kilómetros del epicentro de este terremoto.
Las autoridades consideran que la cifra puede subir aún más, dado que se desconoce el número total de personas atrapadas bajo las viviendas destruidas.
La población costera de Bantul, al sur de Yogyakarta, quedó sin un edificio en pie, de acuerdo testigos entrevistados por los medios locales, y la urgencia del momento obligó a cavar fosas comunes para enterrar los cadáveres y evitar epidemias.
Los hospitales de Yogyakarta se encuentran colapsados, a pesar de haberse habilitado espacios en los pasillos, en las salas de espera e incluso en los recibidores.
El presidente de Indonesia, Susilo Banbang Yudhoyono, viajó esta misma tarde a Yogyakarta con un equipo de ministros para evaluar la situación. En esa ciudad, acudió al hospital Sardjito, donde visitó durante una hora a los heridos ingresados.
Antes, el mandatario, un general retirado, había ordenado a las Fuerzas Armadas que ayudaran en las tareas de evacuación de afectados y que se distribuyera ayuda de urgencia para los damnificados, así como que se habilitaran centros de acogida.
Tras producirse el seísmo, aún de madrugada mientras la gente dormía, cientos de personas huyeron de sus casas en las localidades costeras de esta zona del sureste de Java, hacia terrenos más altos, por miedo a que se repitiera un "tsunami" (ola gigante) como la que, en diciembre de 2004, mató a unas 300.000 personas.
El seísmo obligó a cerrar el aeropuerto de Yogyakarta, debido a que las instalaciones sufrieron grandes daños, y a desviar los vuelos a Solo, y también la estación de ferrocarril estuvo cerrada durante casi todo el día, aunque el tráfico se restableció cerca de la noche.
En Yogyakarta, la población se lanzó a las tiendas que estaban abiertas para acaparar productos, ante el temor de nuevas sacudidas, y en muchas zonas se cortó la electricidad. En el distrito de Sleman la falta de electricidad era total.
Numerosas personas han decidido pasar la noche en las calles por temor a réplicas, especialmente después de que se extendieran rumores de que por la noche iba a producirse un terremoto aún más fuerte que el de esta mañana.
Aunque responsables científicos han dicho que el terremoto de hoy no tiene relación con la actividad que muestra en las últimas semanas el volcán Merapi, tampoco han descartado que pueda producirse una erupción.
Cerca de Yogyakarta, los famosos y antiguos templos hindúes de Prambanan sufrieron grandes daños a causa del temblor de tierra, con numerosas estupas destruidas.
No se ha informado de que haya extranjeros entre las víctimas, a pesar de que la zona afectada por el terremoto es muy turística.