Nacional

Trasluce debilidad en alegatos de Costa Rica


Vladimir López

El repentino anuncio del canciller de Costa Rica, Bruno Stagno, de que se perfeccionará la Memoria que se presentará el próximo 29 de agosto ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, con sede en La Haya, Holanda, en la pretensión de navegar armados sobre el nicaragüense río San Juan, viene a demostrar que los argumentos de los ticos no son los suficientemente sólidos como pretendió hacer creer el ex canciller Roberto Tovar.
Stagno, quien reveló que sostuvo un primer encuentro en Londres con el equipo de asesores externos, dijo que la Memoria elaborada por el anterior gobierno requiere “afinarse, perfeccionarse y ser reforzada”.
Los principales argumentos de la Memoria, indicó el alto funcionario del gobierno costarricense, “se mantendrán dentro de la confidencialidad”, ya que se quiere llevar “la posición más sólida posible” para llegar a una resolución “pacífica” del conflicto.
Esta nueva posición de Costa Rica viene a contradecir las declaraciones del ex canciller Roberto Tovar, quien reiteró el pasado 26 de abril su triunfalismo sobre el caso del río San Juan: “Quiero decirles que Costa Rica debe estar absolutamente segura de que el caso se encuentra solidamente fundamentado.
“Comprenderán ustedes que 37 mil folios, constituyen los más sólidos puntos de vista a favor de los derechos de Costa Rica. Puede estar Costa Rica absolutamente segura de la fortaleza de sus derechos”.
Además, Tovar agregó: “Yo puedo llegar a una conclusión; éste es un asunto de Estado, éste es un asunto de Costa Rica, no es un asunto de Gobiernos”, lo que viene a darle más sentido a las palabras de Stagno y a culpabilizar desde ya a la anterior Administración, pues muy difícilmente podría consolidarse una posición a escasos días de presentar la memoria.
García: “Es intrascendente”
Por su parte, el director de Relaciones Públicas de la Cancillería nicaragüense, Oscar García, dijo que para Nicaragua “es intrascendente si Costa Rica modifica o no su Memoria. Sólo ellos saben lo que han hecho y cómo lo han hecho. Sólo ellos conocen qué tan preparados están”.
Reiteró que Nicaragua está lista para responder en cualquier momento y desvirtuar completamente cualquier alegato de Costa Rica en detrimento de los derechos de Nicaragua.
“Hacemos hincapié”, dijo, “en que Nicaragua tiene la razón legal de su parte, y la fuerza de sus argumentos descansan en un trabajo serio y profundo de nuestros abogados nacionales y extranjeros, así como de historiadores”.
García manifestó que la posición de Nicaragua es invariable. “Siempre hemos manifestado de forma clara y categórica que tenemos la razón de nuestra parte, así como los argumentos para defenderla”.
“El Tratado Jerez-Cañas y el Laudo Cleveland son instrumentos claros y categóricos: los derechos de Costa Rica se limitan a la navegación con objetos de comercio en un trecho limitado del río San Juan de Nicaragua, bajo la soberanía de Nicaragua”, señaló.